Al olvido la era del ‘Linsanity’

Al olvido la era del ‘Linsanity’
Carmelo Anthony (izquierda) y Tyson Chandler (derecha) en la actividad efectuada ayer por los Knicks.
Foto: AP

GREENBURGH, N.Y./AP –Durante un sensacional periodo en la temporada pasada, todo lo que se hablaba en Nueva York giraba en torno a Jeremy Lin.

Ahora, los Knicks no quieren hablar absolutamente nada sobre él.

En su día anual para los medios, los Knicks intentaron ayer mantener el foco sobre su equipo, ya entrado en años, y al cual consideran candidato al título, y no en el fenómeno que dejaron ir durante el verano.

Los oficiales del equipo nunca se expresaron en torno a la decisión de no igualar la propuesta contractual que extendieron los Rockets de Houston a Lin en julio. Ayer, apenas tardó dos preguntas para que el gerente general Glen Grunwald y el coach Mike Woodson enfrentaran la pregunta, en pos de una explicación.

“Bueno, claro…”., dijo Grunwald, antes de que Woodson, sentado a su izquierda en el podio, le interrumpiera de inmediato.

“No voy a discutir sobre Jeremy Lin”, dijo Woodson. “Creo que, como franquicia, le deseamos lo mejor a Jeremy. Es un proceso por el cual atravesamos, y logramos adquirir a un jugador de nombre Raymond Felton, otro de nombre Jason Kidd, y Pablo (Prigioni). Son tres sólidos armadores, que consideramos serán de gran ayuda al equipo”.

“Como organización, y como coach, le deseo lo mejor a Jeremy. Pero hoy hablamos del equipo que armamos este verano, y necesitamos enfocarnos en eso”.

Que Lin no formase parte de ese grupo era algo inimaginable en la primavera. Tras graduarse de Harvard y no ser escogido en el sorteo, y ser dejado en libertad tres veces antes de que los Knicks lo firmaran, Lin finalmente tuvo su oportunidad en febrero, con un equipo cuesta abajo. Promedió 24.6 puntos y 9.2 asistencias en diez juegos del 4 al 20 de febrero, colocando a los Knicks en carrera por la postemporada y generando interés mundial como el primer jugador de la NBA nacido en Estados Unidos de ascendencia china o taiwanesa, y elevando los ‘ratings’ de TV y ventas de mercancía de los Knicks.

Sus números bajaron cuando Woodson reemplazó en marzo al entonces coach Mike D’Antoni, más orientado hacia la ofensiva, y su temporada terminó luego de apenas 25 aperturas cuando requirió cirugía para reparar un cartílago roto en su rodilla. De todos modos, Woodson insistió entonces que Lin regresaría y sería el armador regular en la siguiente temporada, incluso luego después de que el agente libre restringido firmara una oferta contractual de los Rockets por cuatro temporadas y alrededor de $28 millones.

Los Rockets enmendaron la oferta para convertirla en una de tres temporadas y aproximadamente $25 millones, con el salario del último año alcanzando casi $15 millones. Mientras, los Knicks habían firmado a Kidd, readquirido a Felton de Portland, y decidieron renunciar a Lin.

“Básicamente, todo se reduce al hecho de que Houston hizo un compromiso con él, que nosotros no estábamos preparados para hacer”, dijo Grunwald. “Me alegro mucho por Jeremy de que todo salió muy bien para él y su familia, y le deseo lo mejor. Pero me siento más entusiasmado en cuanto a nuestro equipo, el equipo que tenemos armado en estos instantes”.

Un equipo bastante mayor, con Kurt Thomas a punto de cumplir 40 años. Kidd los cumplirá el próximo año y Marcus Camby tiene 38. En un instante ayer, Camby, Kidd y Thomas acudieron al podio en sucesión, sumando 120 años de edad.

Se espera que Rasheed Wallace se una al grupo de mayores en los próximos días, luego de un breve retiro de dos años.Admitió que llegó fuera de forma tras el cierre patronal de la liga, inseguro de si tan siquiera habría temporada. Pero tanto él como los Knicks afirman que está en condiciones.