Ataque a CIA podría ser de narcos

Surgen nuevas revelaciones sobre los disparos contra un vehículo de los EEUU
Ataque a CIA podría ser de narcos
Un vehículo blindado de la embajada de EE.UU. es requisado por personal militar después de haber sido atacado por desconocidos en la carretera que conduce a la ciudad de Cuernavaca, cerca de Tres Marías, en México.
Foto: ap

MEXICO – Un alto funcionario estadounidense dijo que hay pruebas circunstanciales contundentes de que policías federales mexicanos que dispararon contra un vehículo de la embajada de Estados Unidos en México, en el que viajaban y resultaron heridos dos oficiales de la CIA, trabajaban para el crimen organizado.

Mientras, un funcionario mexicano con conocimiento de la indagatoria en torno al ataque del 24 de agosto dijo ayer que fiscales investigan si el cartel de los Beltrán Leyva está detrás del atentado.

“Aquí no se trata de un operativo del tipo ‘vamos a pedir un soborno por una infracción de tránsito.”’, dijo el funcionario estadounidense familiarizado con la investigación.

” Aquí es de que ‘vamos a matar específicamente a esta gente en este vehículo’. Aquí no se trata de que ‘Ay, caray, nos equivocamos de blanco.”, añadió.

El funcionario mexicano dijo que la posible participación de ese cartel de las drogas es una de varias líneas de investigación del tiroteo contra una camioneta blindada con placas diplomáticas en un camino rural cerca de Cuernavaca, al sur de la ciudad de México.

La Policía Federal ha dicho que el ataque derivó de una confusión cuando agentes investigaban el secuestro de un empleado gubernamental en la misma zona.

Fotografías de la camioneta Toyota, un modelo que es conocido por ser utilizado por agentes de la agencia antinarcóticos estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) y otros empleados de la embajada de ese país en México, mostraron que había recibido disparos de armas de alto poder.

La embajada estadounidense calificó el ataque como una “emboscada”.

Interrogado por la AP si los policías federales mexicanos involucrados en el ataque estarían ligados al crimen organizado, el funcionario estadounidense dijo: “la evidencia circunstancial es muy fuerte”.

Tanto el funcionario estadounidense como el mexicano hablaron bajo condición de anonimato por la sensibilidad del tema.

El Departamento de Estado estadounidense declinó discutir detalles del caso.

“No comentaremos sobre una investigación en curso”, dijo William Ostick, un portavoz del Departamento de Estado. “Este es un tema de gran significado para ambos países y continuaremos cooperando con las autoridades mexicanas en su investigación”.

El funcionario mexicano dijo que una de las líneas de investigación es que miembros del cartel de los Beltrán Leyva estaban interesados en atacar a las personas dentro del vehículo, porque algunos de sus vigilantes (conocidos en México como “halcones”) los habían visto pasar por el área anteriormente y tuvieron la impresión de que estaban investigando a ese grupo criminal. Es posible que no supieran que eran estadounidenses.

El camino rural cerca de Cuernavaca donde tuvo lugar el ataque es conocido como un territorio donde operan remanentes del cartel de los Beltrán Leyva, antes considerado un poderoso grupo del narcotráfico y que es encabezado por Héctor Beltrán Leyva desde que la Marina abatió a su hermano, Arturo, a finales de 2009.

Los Beltrán Leyva estuvieron alguna vez alineados con el poderoso cartel de Sinaloa, dirigido por el fugitivo Joaquín “El Chapo” Guzmán. Los grupos se separaron en 2008.

El vehículo de la embajada intentó escapar, pero otros tres carros se unieron al vehículo del que originalmente fueron atacados y comenzaron una persecución, según un comunicado de la Marina divulgado después del ataque.

“Se trata de alguien con un arma automática de alto calibre que descarga un cargador, recarga y continúa disparando al mismo punto,”, dijo..