Obama y Romney definen posiciones

Uno promete fortalecer clase media, el otro no recortar impuestos a ricos

Obama y Romney definen posiciones
Con este cordial saludo, el candidato presidencial republicano, Mitt Romney (izq.), y el presidente Barack Obama, iniciaron un debate que tuvo fuertes acusaciones.
Foto: AP

DENVER, COLORADO/SERVICIOS COMBINADOS – El presidente de EE.UU., Barack Obama, prometió anoche inversiones en educación y energía y una reforma del sistema impositivo para fortalecer a la clase media, mientras el aspirante presidencial republicano, Mitt Romney, aseguró que no recortará los impuestos a los ricos.

La economía y en particular la creación de empleo centraron los minutos iniciales del primer debate entre ambos candidatos a las elecciones del 6 de noviembre, que se celebró en la Universidad de Denver.

Obama afirmó que pondrá en marcha un “nuevo patriotismo económico” para crear empleos y “reconstruir” el país con inversiones en educación y energía.

“Queda mucho trabajo por hacer, no se trata de dónde estamos, sino de hacia dónde vamos”, subrayó Obama. “Nos va mejor a todos cuando le va mejor a la clase media”, anotó.

Romney, por su parte, aseguró que no recortará los impuestos a los ricos si gana las elecciones y dijo que abrirá nuevas vías comerciales, “sobre todo con Latinoamérica”, perseguirá el equilibrio presupuestario y luchará por las pequeñas empresas.

“Mi plan no es recortar impuestos para aumentar el déficit”, argumentó Romney ante las críticas de Obama a sus propuestas y agregó que pretende simplificar las leyes fiscales para que se creen empleos y reducir el número de personas que necesitan de la caridad para acceder a alimentos.

Obama acusó a Romney de querer “duplicar la apuesta en las políticas” que condujeron a una crisis económica devastadora hace cuatro años.

Su retador reviró en el primer debate de la campaña presidencial: “Eso no es lo que voy a hacer”. Romney refutó declarando que bajo las políticas de Obama “las familias de ingresos medios están siendo aplastadas”.

Romney, afirmó que el nivel de endeudamiento de EE.UU. “simplemente no es moral” y señaló que la solución al problema es reducir el gasto e impulsar el crecimiento económico.

El intercambio de golpes fue cordial, pero firme, y ocurrió en los primeros momentos de un debate televisivo nacional ante decenas de millones de votantes que tienen el poder de resolver la contienda por la Casa Blanca en medio de tiempos económicos difíciles.

Cuando falta un poco menos de cinco semanas para los comicios, los riesgos son enormes y difícilmente cuantificables, pero Obama tiene una ligera ventaja en las encuestas a pesar del desempleo persistentemente alto y un crecimiento económico lento.