Festival de la Palabra: antídoto contra la imposición cultural

Con más de 30 escritores, llega de Puerto Rico a Nueva York este evento literario que se celebrará del 9 al 11 de octubre

Nueva York – En la actualidad, la lucha contra la imposición no se logra con violencia, sino con la lectura de libros y la recitación de un poema, sostuvo la escritora puertorriqueña Mayra Santos-Febres.

Durante una entrevista para conocer de cerca los pormenores del segundo festival de la palabra a realizarse en Nueva York del 9 al 11 de octubre, Santos-Febres denunció los intentos de algunos sectores del gobierno estadounidense de reducir al mínimo la influencia de la literatura latinoamericana en las escuelas públicas.

“Hoy en día hay un gran debate de la literatura latina en los Estados Unidos, en donde se sugiere sacar a los autores latinos de las escuelas públicas. Creo que eso es como imponer una cultura sobre otra”, explicó la escritora.

Santos-Febres expresó su malestar por la campaña negativa que se ha venido gestando en los últimos años en contra de la literatura hispana, que a juicio de ella, “proviene de fuerzas muy conservadoras”.

Por eso, y ante los intentos de acabar con nuestra cultura, “lo mejor es defendernos con la palabra, pues éste es un derecho universal”, acotó.

“Nos interesa mucho defender y fomentar la literatura que se escribe en Estados Unidos. Creemos que los autores latinos son parte del imaginario colectivo de todas las Américas, al tiempo que queremos fomentar la literatura“.

Lo que no me explico -continuó la escritora-, es por qué en nuestros países se nos pide leer a autores como William Shakespeare, Charles Dinkens y otros de la literatura universal, pero en Estados Unidos eso [leer autores latinoamericanos] se ve muy mal y se busca atacar.

“Creo que ser bilingüe es una ganancia y en la cultura se suma, no se resta. Nosotros no denegamos de la importancia de Hamlet y todo lo contrario, lo asumimos como parte de la literatura universal. Cuando una cultura intenta suplantar a otra, creo que ahí hay un problema”, dijo.

A juicio de Santos-Febres, en una sociedad como la estadounidense, es positivo que se difunda a los escritores locales, pero también es positivo que se le abra espacio a los autores de otros países. Hay ocasiones en que lo que intenta es borrar a los autores latinos y eventualmente suplantarlos por los textos de autores norteamericanos.

La escritora fue más allá: “La literatura Iberoamericana ha sido la más influyente de la segunda mitad del siglo XX, tanto así que autores como Tomás Borges, Gabriel García Márquez, son ya referencias universales. Entonces no veo por qué los intentos por minimizarlos”.

Por ello, agregó, el Festival de la Palabra busca reposicionar a los autores latinos y recordarle a la comunidad hispanoparlante que provienen de una cultura rica. “El Festival de la Palabra es un encuentro mundial del escritores y se llevarán a cabo en un país que cuenta con la segunda población que habla español”.

La escritora boricua explicó que dicho evento va a ser recibido por gente que no sólo conoce la cultura de Estados Unidos, sino también la de sus países de origen.

Sobre los orígenes de dicho festival, Santos-Febrés dijo que todo se debió a una iniciativa personal y a una manera de reconocer su bilingüismo, pues tiene familiares en Puerto Rico y en Estados Unidos. “Luego entonces se me ocurre que lo más sensato era un festival que respetara la tradición migratoria de Puerto Rico”.

La también ganadora del Premio Juan Rulfo agradeció las aportaciones de distinguidas instituciones para llevar a cabo este importante evento.

Sobre la dinámica del evento, Santos-Febrés indicó que se llevarán a cabo diversas tertulias, en donde se abren mesas con un moderador para posteriormente dar paso a un grupo de escritores que tratan diversos temas . Al final, los asistentes tendrán la opción de intercambiar puntos de vista con todos los asistentes. .

“Quiero reconocer públicamente el apoyo de la comunidad hispana a nuestro evento. Si en un principio sólo la comunidad chicana y puertorriqueña apoyaban este evento, ahora mucha gente de diversos países latinoamericanos y de España han hecho suyo el evento para posteriormente elevarlo a un nivel de talla internacional”.