Detienen a narco acusado de masacres

Lo señalan de ser autor intelectual de la matanza de 72 migrantes en el 2010

Detienen  a narco acusado de masacres
Por Salvador Alfonso Martínez Escobedo, alias 'Ardilla', las autoridades ofrecían una millonaria recompensa.
Foto: ap

MEXICO – La Marina anunció ayer que un presunto jefe regional del cartel de las drogas de Los Zetas detenido el fin de semana es el autor de algunas de las peores masacres atribuidas al narcotráfico y de la planeación de fugas masivas de penales en los últimos años en México.

Salvador Alfonso Martínez Escobedo, alias “La Ardilla” y por quien las autoridades ofrecían una recompensa de poco más de un millón de dólares, fue detenido el sábado en la ciudad fronteriza norteña de Nuevo Laredo, informó ayer el vocero naval, vicealmirante José Luis Vergara.

El “Ardilla” fue presentado a la prensa junto con cinco presuntos cómplices.

La Marina reportó de manera escueta el domingo la detención y señaló que el hombre estaba implicado en la masacre de 72 migrantes en agosto de 2010 en el estado norteño de Tamaulipas, en uno de los peores crímenes masivos registrados en la historia reciente en México.

El portavoz naval señaló que además de ser considerado el autor intelectual del homicidio de los 72 migrantes, también es presunto responsable del asesinato de decenas de personas que fueron enterrados en fosas clandestinas también en Tamaulipas.

Añadió que Martínez, quien también es conocido como Carlos García, está relacionado con la fuga de 151 reos en 2010 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, y la más reciente de al menos 131 reclusos de la prisión de Piedras Negras, en el también estado norteño de Coahuila, que las autoridades locales dijeron fue planeada por Los Zetas para reclutar gente ante la disminución de sus filas por los golpes recibidos.

Además es señalado como supuesto responsable del asesinato del estadounidense David Hartley, quien el 30 de septiembre de 2010 fue atacado cuando se encontraba con su esposa en el lago fronterizo norteño Falcón. Días después fue asesinado el comandante mexicano que investigaba el caso, algo también atribuido al “Ardilla”.

El detenido es señalado como jefe regional de Los Zetas en los estados norteños de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, considerada por la Marina como la “región de mayor importancia para esa organización”.

El grupo de Los Zetas es considerado uno de los principales carteles de las drogas y una de las organizaciones más sanguinarias que mantiene una confrontación con rivales, particularmente en el noreste del país.