Nunca te des por vencido

César Chávez nos ha inspirado aún sin haberlo conocido en persona. Él, ha tocado mi vida, al igual que la vida de millones de gente.

En 1993, yo había sido electa a la asamblea del estado de California. Me enteré de la muerte de César durante mi primera reunión con líderes de la fuerza laboral de la comunidad. Estábamos reunidos en una sala con miembros del sindicato local. De repente, el cuarto se lleno de silencio. Nadie pudo hacer nada, más que rezar. Y así fue.

Ese día iniciaba mi trabajo (lo que llegaría a ser toda una carrera) junto a la fuerza laboral, mientras veíamos el final de la vida del máximo líder de los trabajadores. Yo sentí la necesidad y pasión por hacer algo y continuar su legado y trabajo.

A fin de cuentas, César fue quien me enseñó a no darme por vencida. Él, le recordó a nuestra nación que el trabajo era más que un talón de pago; que era nuestra dignidad. Él luchó para preservar el medio ambiente y la naturaleza-y la relación entre ello y nuestra salud y vida en general. César fue uno de los primeros ecologistas y prácticamente inventó las herramientas y técnicas para luchar por la justicia social.

Él incluyó a todos en la batalla, hasta niños que se rehusaron a comer las uvas que iban dentro del cóctel de frutas servidas en las cafeterías escolares. Con esos actos, los estudiantes se unieron a la protesta en contra de las condiciones peligrosas de los trabajadores del campo, en las cosechas de uvas.

César logró obtener la atención de todos, desde los presidentes de Estados Unidos hasta líderes alrededor del mundo. Él, sacó a la luz la situación difícil en la que se encontraban los campesinos de Estados Unidos.

Durante el 2001 cuando recién llegué al Congreso de los Estados Unidos, una de las primeras propuestas de ley que escribí fue dirigida al Servicio Nacional de Parques para que estudiarán la vida de César E. Chávez y lograr crear un monumento en su honor. Año tras año introduje la propuesta de ley. Pasó en el 2008.

El pasado lunes, 8 de octubre, el Presidente Obama designó Nuestra Señora Reina de la Paz como sitio adecuado para el Monumento Nacional ya que fue allí donde vivió César Chávez y en donde ahora descansa, además de ser la sede principal del Sindicato de Trabajadores Campesinos. Para muchas familias latinas, allí nació la lucha por los derechos civiles y ahora es sitio de reflexión, educación, e inspiración para futuras generaciones…además que nos recuerda a no darnos por vencidos y que Si Se Puede.