San Luis a un triunfo de avanzar

WASHINGTON/AP – Chris Carpenter ratificó su estirpe de as implacable de los Cardenales de San Luis en la postemporada.

En apenas su cuarta salida de 2012, tras someterse a una operación en la que removieron una costilla para curar una dolencia en el costado derecho, el veterano de 37 años lanzó una blanqueda hasta la sexta entrada, el novato Pete Kozma sacudió un jonrón de tres jonrones y los campeones vigentes de la Serie Mundial vencieron ayer 8-0 a los Nacionales de Washington para sacar una ventaja 2-1 en la serie divisional de la Liga Nacional.

Los Cardenales estropearon la fiesta en el Nationals Park, repleto con una cifra récord de 45.017 aficionados para presenciar el primer juego de postemporada en la capital estadounidense en 79 años.

Tres relevistas completaron la blanqueda para los Cardenales, que podrían sentenciar la serie con un triunfo en el cuarto partido hoy.

“No estamos acabados, por nada”, dijo el mánager de los Nacionales Davey Johnson. “He estado en peores situaciones que esta”.

Kyle Lohse abrirá por San Luis. Ross Detwiler será el encargado por Washington, que sigue firme con su plan de no emplear a su as Stephen Strasburg en lo que resta del año.

Los Cardenales ganaron 10 juegos menos que los Nacionales, el equipo con el mejor récord en las mayores esta temporada. San Luis también quedó en su división, la Central, y logró colarse en la postemporada con el innovador segundo comodín del Viejo Circuito. No han echado de menos los batazos de Albert Pujols y la conducción del piloto Tony La Russa.

Pero Carpenter permaneció en el club, aunque nunca creyó que lanzaría este año tras las problemas físicos que afloraron durante la pretemporada y que precisaron que fuese operado en julio. Reapareció el 21 de septiembre y tuvo foja de 0-2 en tres aperturas en las que cubrió 17 innings.

“No saldría a lanzar si no estuviese en las mejores condiciones”, dijo Carpenter, quien permitió siete hits y concedió dos boletos en su faena de cinco entradas y dos tercios.