Espada admite fraude y lo condenarán en el 2013

El primer latino en ser portavoz demócrata de la Cámara Alta de Nueva York quedó libre bajo fianza
Espada admite fraude y lo condenarán en el 2013
Espada no conocerá su condena hasta el 2013.
Foto: Archivo

Nueva York, 12 de octubre – El exsenador estatal de Nueva York, Pedro Espada, primer latino en ser portavoz demócrata de la Cámara Alta, se declaró hoy culpable de fraude al fisco, en la corte federal del condado de Brooklyn.

El puertorriqueño permanecerá en libertad bajo fianza hasta que sea sentenciado a principios del próximo año, de acuerdo con la página digital de NBC.

Indica además que con su declaración de culpabilidad Espada, que también fue concejal, evita enfrentar un juicio en otro caso en el que fue acusado por malversar fondos públicos destinados a un centro de salud que fundó en 1978 y operaba en el condado de El Bronx.

De acuerdo con la acusación, Espada, y su hijo Pedro Espada Gautier, que también enfrenta cargos en el caso del centro de salud Soundview en el sur de El Bronx, usaron el dinero para su beneficio, el de familiares y amigos.

En 2009 Pedro Espada lideró un movimiento que paralizó el Senado estatal y la Cámara Baja en la peor crisis política que ha enfrentado la legislatura estatal cuando él y el entonces senador Hiram Monserrate se aliaron con los republicanos para destituir al presidente del Senado, Malcolm Smith.

La alianza republicana-demócrata colocó a Espada en la presidencia temporalmente.

Espada fue senador por 10 años y ocupó el cargo en diversos periodos. Su última elección fue en 2008 cuando derrotó en primarias demócratas al senador Efraín González, acusado por cargos de corrupción y quien en 2008 fue condenado a siete años de prisión.

Otro senador demócrata que ocupó titulares en Nueva York fue Karl Crugger, del condado de Brooklyn, que el pasado abril también fue condenado a siete años de cárcel en la corte federal tras declararse culpable de un delito de corrupción.

Mientras que la senadora Shirley Huntley fue acusada el pasado agosto por la fiscalía general por manipular una investigación, falsificar informes de gastos de una presunta organización sin ánimo de lucro y conspiración.