Buscan paralizar en corte veto a refrescos gigantes en NY

Varias organizaciones, opuestas a la medida aprobada por la Junta de Salud de NY, llevaron sus reclamos al tribunal para que detenga la implementación de la orden
Buscan paralizar en corte veto a refrescos gigantes en NY
La orden contra la venta de refrescos azucarados grandes en NY deberá entrar en vigor el 12 de marzo de 2013.
Foto: Archivo / AP

Los favorecedores de las sodas gigantes en Nueva York están “agrandando” el tamaño de su batalla contra la medida aprobada en la ciudad que prohibe la venta de estos refrescos azucarados en diversos comercios a partir del próximo año.

Ayer, la Asociación Americana de Bebidas, la Unión de Trabajadores de la Industria de Refrescos, dueños de cines y representantes de la Asociación Nacional de Restaurantes presentaron una demanda en conjunto para tratar de revocar la medida del Departamento de Salud aprobada el mes pasado.

Los demandantes alegan en el recurso legal que la regulación tiendrá un efecto adverso contra los derechos de los consumidores, así como contra los pequeños negocios.

“La medida en controversia en este caso afecta a los consumidores e injustamente impacta de manera negativa a los pequeños negocios en un momento en que no podemos afrontar la situación. La regulación debe dejarse sin efecto”, reza parte de la demanda ante la Corte Suprema de Manhattan, de acuerdo con varios medios locales.

La medida, impulsada por el alcalde Michael Bloomberg y aprobada por los miembros de la junta del mencionado departamento, con ocho votos a favor y una abstención, veta la venta de sodas de más de 16 onzas en restaurantes, cadenas de comida rápida, puestos de comida callejeros, bodegas, tiendas de ultramarinos, cines, estadios y salas de conciertos.

La orden deberá entrar en vigor el 12 de marzo del próximo año.

La administración de Bloomberg ha defendido la propuesta bajo el argumento de que es esencial como estrategia para combatir el grave problema de obesidad en el estado y disminuir la inversión gubernamental para el tratamiento de esta enfermedad.

Según las cifras que maneja el gobierno, 6,000 neoyorquinos mueren cada año debido al sobrepeso y la obesidad, la segunda mayor causa de mortalidad después del tabaco.

Pero los opositores de la medida cuestionan los datos ofrecidos por el gobierno y han reforzado su campaña con iniciativas como marchas y recogido de firmas. Una coalición de casi 800 comercios, llamada “New Yorkers for Beverage Choices”, se ha movilizado en contra de la iniciativa de Bloomberg.