Víctimas de las FARC dan pruebas

BOGOTA/EFE – Miles de víctimas de las FARC se reunirán hoy en Bogotá para aportar todas las pruebas que documentan los casos de secuestros, desapariciones y reclutamiento forzado restantes que esa guerrilla no ha reconocido de cara a los diálogos de paz con el Gobierno colombiano.

“Este es el primer encuentro de víctimas que se hace en Colombia”, afirmó en declaraciones a Efe uno de sus convocantes, el periodista Herbin Hoyos, conocido por su programa radial “Las Voces del Secuestro” y por su lucha contra ese flagelo.

Según explicó, la convocatoria de esta jornada, que se extenderá en la céntrica Plaza de Bolívar a partir de las 9 a.m. local, responde a la “actitud que asumió la guerrilla frente a los diálogos negando tener secuestrados, negando los hechos de desapariciones y reclutamiento forzado”.

Después de que a finales de agosto el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaran que tras unas “conversaciones exploratorias” habían firmado un acuerdo para negociar la paz, la guerrilla fue contundente al asegurar que no quedaba ningún rehén en su poder.

Esto contrasta con los datos que maneja una de las organizaciones que lideran la iniciativa, País Libre, que considera que en poder de la guerrilla permanecen 405 secuestrados.

“Entonces hemos convocado a las víctimas para que sean ellas mismas la fuente primaria de esa información que circule en el país, las que aporten de nuevo todos los datos”, agregó.

Esta cita tendrá lugar tan sólo tres días antes del inicio formal de los diálogos de paz, previstos para el día 17 de octubre en Oslo.

Los familiares de las víctimas llegarán desde todo el país, con excepción de algunas zonas de “alta influencia guerrillera como el Putumayo, Caquetá y el Catatumbo”, pues, según detalló Hoyos, tienen dificultades para salir y entrar de nuevo en sus territorios ante la permanente vigilancia de los grupos armados.

Al menos 650 integrantes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía serán los encargados de escuchar las denuncias de secuestro, desplazamiento, desaparición y reclutamiento forzado que revelen las víctimas, para luego cruzar esa información con las bases de datos de crímenes guerrilleros que posee la Justicia.