Rosario Cepín: una mano amiga

Rosario Cepín: una mano amiga
La dominicana Rosario Cepín lidera una organización sin fines de lucro para ayudar a la gente de su pueblo natal.
Foto: jose acosta / edlp

NUEVA YORK – Los inmigrantes hispanos contribuyen con la economía de sus países enviando miles de millones de dólares en remesas cada año.

La gran mayoría ayuda a familiares y seres queridos, pero hay unos pocos que ayudan a todo un pueblo. Este es el caso de Rosario Cepín, quien por el gran amor que le tiene a su pueblo natal, Esperanza, un municipio de la provincia de Valverde, en República Dominicana, desde 1986 envía ayuda a este pueblo.

Cepín hace su labor a través del Comité de Esperanceños Ausentes, una entidad sin fines de lucro formada por 13 inmigrantes de Esperanza, entre ellos la hermana de Rosario, Altagracia Cepín.

La idea fue mía. Como había notado una gran presencia de esperanceños en Nueva York y otros estados, decidí formar esta organización, y la primera reunión la hicimos en casa, con algunos sobrinos.

Hacemos dos fiestas en el año, donde asisten más de 600 personas, en la iglesia de San Judas en Manhattan. Una en mayo, con motivo del Día de las Madres Dominicanas, y la otra el 7 de octubre. En Esperanza tenemos otro comité que se encarga de repartir la ayuda.

Hemos enviado ambulancias para la gente del municipio, un camión de bomberos, y una vez reconstruimos el parque de Esperanza. El año pasado enviamos un furgón tan repleto de equipos de hospitales (camas, mesas, equipos médicos, etc.) que tuvimos que distribuir parte del cargamento en clínicas de otros pueblos, como en Mao y Laguna Salada. También, anualmente enviamos útiles escolares y deportivos.

Estamos ayudando a pagar una deuda de un millón de pesos (unos $26,000) del Centro Comunal de Esperanza, que es el club de la comunidad, con piscina y áreas de esparcimientos para niños. La deuda es por gastos de mantenimiento y decidimos ayudar a nuestro club a salir de sus problemas económicos. Tenemos unos focos para la piscina del club del pueblo, equipos deportivos y 30 camas de hospitales para enviar cuando consigamos los fondos.