Bodeguero de Brooklyn demandará tras ser acusado falsamente

La Policía lo arrestó por vender una cerveza a un menor
Bodeguero de Brooklyn demandará tras ser acusado falsamente
Ismael Durán está contento porque limpió su nombre pero quiere sentar un precedente con su caso.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York – El bodeguero que fue acusado “erróneamente” por vender una cerveza a un menor, llevará su caso hasta las últimas consecuencias, y ya inició el proceso para radicar una demanda contra la Ciudad.

Kevin Faga, abogado de Ismael Durán confirmó que ya sometió la intención de demanda. Y que ahora tienen un año y 90 días para llegar a un acuerdo con la Ciudad, de lo contrario se presentará la querella formalmente. Además, indicó que aún no se ha determinado la suma.

“Mi cliente fue arrestado, detenido y acusado erróneamente”, dijo Faga. “La Policía lo arrestó sin investigar y violaron sus derechos. El haber mentido al presentar el informe, apoya nuestro caso”.

Durán fue arrestado en abril de este año después que Anthony Harriott, un auxiliar de la policía, de 18 años, informara a otro agente que el dominicano le había vendido una cerveza en la bodega Giselle Mini Market en Brooklyn.

Seis meses después de la odisea, Durán, de 44 años, sigue recuperándose de los daños emocionales que le dejo esa experiencia.

“Me afectó mucho, me sentía muy mal, con el autoestima por el suelo”, dijo Durán, quien trabaja en esa bodega desde 2006 cuando llegó a Nueva York. “Lo más importante para mí es que se pudo demostrar mi inocencia. Ahora me siento más tranquilo, no porque lo arrestaron, sino para que sirva de experiencia a otros policías y no le hagan lo mismo a otros bodegueros”.

Después de ser arrestado y verse obligado a declararse culpable por un delito que no cometió, Durán logró demostrar con un video que no le vendió la cerveza al adolecente. Los cargos contra el bodeguero fueron desestimados y no tuvo que pagar los $120 en multa que le había impuesto un juez.

Por el contrario, el auxiliar de policía, Harriott fue instruido de cargos criminales ayer en la Corte Criminal de Brooklyn. Ahora, el caso está frente a un Gran Jurado que determinará los cargos formales por lo que será acusado el joven oficial.

“Pedimos que le den lo máximo que exige la justicia, cuatro años en la cárcel por cada caso”, dijo Fernando Mateo, vocero de la Asociación de Bodegueros de Estados Unidos. “Esto es una victoria para cada bodeguero, bar, mesero y propietarios de bares en la ciudad de Nueva York”.

Ahora, lo que Mateo pide a la Autoridad de Licores y a los fiscales de los cinco condados es que investiguen todos los casos de venta de alcohol a menores.

“Son muchos los bodegueros que pierden sus licencias y otros pierden sus trabajos, por arrestos erróneos de la Policía”, indicó Mateo, quien agregó que decenas de querellas llegan diariamente a la asociación.

Norberto Gómez, propietario de un Deli en Sunnyside calificó de “engañosa” la forma que trabaja la Autoridad para la Venta de Licor.

“Lo que andan es buscando la forma de sacarle dinero a los bodegueros”, dijo Gómez. “Porque envían a hombres encapuchados que les falta algunos días para cumplir los 21 años. Si en verdad quieren, que envíen a menores a comprar y verán que ningún bodeguero va a querer ganar 25 centavos, a sabiendas que le van a poner una multa de $2,500”.

En la bodega de Gómez le pusieron una multa al ayudante y aunque el juez desestimó los cargos por falta de pruebas, tuvo que pagar a la Autoridad para la Venta de Licores $2,500.

“No digo que no hay comerciantes que rompen la ley, pero la mayoría de los bodegueros somos padres de familia que no vamos a vender una cerveza a jovencitos porque tenemos hijos”, indicó Gómez.