El debate en mucho menos de 90 minutos

¿Quién mencionó primero a la clase media? ¿Cuántas veces se habló de inmigración? ¿Quién hizo el primer chiste? El debate de anoche, minuto a minuto.
El debate en mucho menos de 90 minutos
Los candidatos a la presidencia de EE.UU. se enfrentarán nuevamente y por última vez el lunes 22 de octubre de 2012 en Florida.
Foto: AP

¿Quién llegó primero a la Universidad Hofstra?

Mitt Romney

¿A cuántos estudiantes se les permitió entrar?

300, escogidos por sorteo

¿Cuántos votantes indecisos pudieron someter preguntas?

80; pero de ésos sólo 11 las hicieron: 6 hombres y 5 mujeres

Moderó el debate una periodista de CNN, ¿Cómo se llama?

Candy Crowley

¿Podían sentarse Obama y Romney?

Sí, les pusieron a su disposición dos butacas en el escenario.

¿Cuántos minutos tenían para contestar?

2 minutos para responder y hasta 2 minutos más para refutar.

La primera pregunta, ¿quién la respondió y por qué?

Mitt Romney porque ganó al lanzar una moneda al aire.

¿Cuál de los dos mencionó primero a la “clase media”?

Barack Obama a los 11 minutos de iniciado el debate.

¿Quién hizo la primera pregunta y cuál fue el tema?

Jeremy Epstein, universitario que quería saber si al graduarse encontraría empleo y si sus padres podrían tener la seguridad de que él tendría cómo mantenerse.

Romney se dedicó a señalar que bajo la administración de Obama había 23 millones de personas desempleadas y reiteró que sabe cómo fortalecer la economía para que otros puedan llegar a estudiar y graduarse sabiendo que tendrán empleo.

Obama apuntó que durante su mandato se han creado 5.2 millones de empleos. Para que ese crecimiento se fortalezca, su plan es seguir invirtiendo en la buena educación mientras promueve el establecimiento de nuevas empresas y amplía los beneficios a las que ya producen en EE.UU. de manera que puedan contratar y pagar buenos salarios.

*¿Quién hizo y cuál fue la segunda pregunta?

Phillip Tricolla y su preocupación fue en cuanto a si el Departamento de Energía debía ser la institución encargada de reducir el precio del combustible.

Obama respondió que claramente para que el costo se reduzca esta nación tiene que ser capaz de identificar nuevas y eficientes fuentes de energía, proceso en el cual se encuentra inmersa su administración. Recalcó que no sólo evalúan alternativas actuales sino que miran al futuro.

Romney replicó que si la política de la administración de Obama estuviese dando resultados, los residentes de Estados Unidos no estarían pagando $4 por el galón del combustible. Alegó estar comprometido con las plantas de petróleo, carbón y gas.

**A las 9:19 p.m., durante la discusión de este tema, surgió el primer toma y dame fuerte entre ambos candidatos mientras soltaban datos y se acusaban mutuamente de malas decisiones.

Obama recordó que Romney apoyó el cierre de una mina de carbón mientras era gobernador de Massachusetts, mientras que el republicano insistió en que las políticas del Presidente han resultado en que todo tenga un costo mayor.

* ¿Quién fue el primero en mencionar China?

Obama, a las 9:14 p.m.

*¿Fue cierto que a la tercera participante se le olvidó la pregunta? ¿Cuál fue?

En efecto, a las 9:23 p.m., Mary Eileen Follano tuvo que recurrir a un papelito para recordar exactamente cómo terminaría su planteamiento. Fue ella quien puso a los candidatos a hablar sobre los recortes y las deducciones en los impuestos.

Romney insiste en que las personas de clase media, que ganan $200 mil al año o menos, han estado enterradas por la economía en los pasados 4 años. Trajo a colación que la nación lleva 43 meses sufriendo por el alto desempleo y que él sabe cómo recortar los impuestos a la clase media a los negocios pequeños al mismo tiempo que promueve una economía sólida que provea empleos. Su cita directa fue: “Bajo ninguna circunstancia voy a incrementar los impuestos a la clase media”.

Obama, por su parte, recordó que prometió reducciones y deducciones y lo cumplió. Incluso, dijo que ahora mismo podría firmar un proyecto que beneficiaría al 98% de las familias de clase media en EEUU y al 97% de los negocios pequeños, pero no puede hacerlo porque los republicanos en el Congreso no le han dado paso. Atacó a Romney mencionando que aunque necesita “$8 trillones” para echar a andar su plan de gobierno promete reducciones pero no dice cómo.

El presidente Barack Obama trajo nuevamente al personaje “Big Bird” al escenario del debate. Cabe recordar que en el debate anterior, Romney provocó tremendo escándalo al mencionar que podría despedir al personaje de Sesame Street.

*La cuarta pregunta fue sobre la igualdad en el campo laboral para las mujeres. ¿De qué forma rectificarán?, les increpó la joven Katherine Fenton.

Obama mencionó los ejemplos de las luchas de su mamá y su abuela. En resumen, dijo que seguirá luchando por garantizar la igualdad y por primera vez mencionó a sus dos hijas, las cuales quiere que disfruten de un ambiente laboral de igualdad.

La visión de Romney fue mucho más conservadora, relatando que cuando fue gobernador mandó a reclutar mujeres para que formaran parte de su gabinete. No obstante, respondiendo sobre igualdad laboral mencionó que con las mujeres se necesita ser “más flexibles” porque son amas de casa, que tienen hijos.

*¿En qué son diferentes George W. Bush y Romney? Esa fue la quinta pregunta y la formuló Susan Katz.

Romney la resumió diciendo que ambos son diferentes y que éstos son tiempos distintos.

Pero Obama le salió al paso y dijo que al menos Bush no apoyaba la autodeportación.

*En el 2008, el afroamericano Michael Jones votó por Obama. Y en este debate le correspondió hacer la sexta pregunta directamente al Presidente: ¿Qué ha hecho para yo que vuelva a votar por usted?

Obama disparó de inmediato el cumplimiento de varias de sus promesas más importantes, como el fin de la guerra en Irak, la reducción en los impuestos, la creación de empleos, etc… “Lo que prometí, lo cumplí” dijo el Presidente para luego recordar que algunos de sus proyectos aún están en proceso de cumplirse.

Sin embargo, Romney recordó a Jones que Obama prometió cambios en el Seguro Social, Medicare y un avance en inmigración durante su primer año y no lo cumplió. Añadió que la economía está cada vez a un ritmo más lento. “Obama es un gran orador, pero cuando vamos al récord”… dijo el republicano.

*A las 9:58 p.m. y por parte de Lorraine Osorio llegó la séptima pregunta, : ¿Cúal es su plan para los inmigrantes sin “green card” que son miembros productivos de esta sociedad?

Romney recordó de inmediato que Estados Unidos es una nación de inmigrantes y que su papá nació en México. Enfatizó que “recibimos a los inmigrantes legales”. Se mostró firme en que hay que frenar la inmigración ilegal y que no se le deben conceder licencias de conducir a los inmigrantes ilegales. Además, reiteró en que cree en la sólida implementación del programa de verificación de empleo (E-Verify).

Obama, una vez más, aseguró que no es con mano dura que se maneja el asunto sino que hay que reformar el sistema de inmigración, que durante tantos años lo ha necesitado. “No vamos contra estudiantes, vamos contra los violadores de la ley”, dijo. Sobre la reforma migratoria admitió que durante su primer año se sentó con demócratas y republicanos para dialogar sobre el tema, pero admitió que no fue fácil.

*El primer chiste grande de la noche, ¿quién lo hizo?

Entre los dos. Seriamente Romney le preguntó a Obama si había mirado reportes de su pensión (para que aceptara que invertía dinero en empresas chinas) pero Obama lo miró y le espetó que no porque “no es tan grande como la suya”.

*El tema del asesinato del embajador de EE.UU. en Libia junto a otros estadounidenses fue el foco de la octava pregunta: Kerry Ladka quiso saber quién tomó la decisión de negarles más seguridad.

Sin reparos, Obama dijo como jefe de Estado él es responsable de que aparezcan los autores de este ataque. Aunque la secretaria de Estado, Hillary Clinton, se responsabilizó, Obama dijo que él es su jefe, y reiteró que espera respuestas y acciones concretas sobre este asunto: “Sabremos quiénes son los responsables”.

Romney quiso enlodar al Presidente, mencionando que no ocurría un asunto así desde el 1979 y que aún así al día siguiente de la tragedia Obama se fue a Las Vegas y luego a Colorado a buscar fondos para su campaña. Quiso lucirse diciendo que el líder demócrata mentía cuando había dicho que se había tratado de un ataque terrorista al otro día, cuando según él, lo había dicho 14 días después.

Sin embargo, la moderadora le dijo que Obama estaba en lo correcto y que la cita se registró al día siguiente del ataque y en el Rose Garden de la Casa Blanca.

*Nina González tocó el tema de las armas automáticas y rifles de asalto en las calles de Estados Unidos, al formular la novena pregunta. ¿Qué han hecho para controlar el asunto?

Obama trajo a la memoria la masacre en el cine de Aurora, Colorado, durante el estreno del filme de Batman, y contó que oró por un joven herido de bala en ese lugar. Meses más tarde, vio al joven recuperado en compañía de su mamá. El Presidente dijo que no quiere que nadie tenga que enfrentar una situación como esa y que por eso el plan es quitarle las armas de las manos a los criminales.

En esta pregunta, Romney golpeó fuerte al Presidente al mencionar el caso de Rápido y Furioso, una operación de la que “no sabemos cómo funcionaba precisamente”, pero por la cual miles de armas automáticas cayeron en manos de narcotraficantes mexicanos.

El Presidente refutó algunos planteamientos de Romney pero no habló nada sobre Rápido y Furioso.

*¿Cómo piensan convencer a las empresas de Estados Unidos para que vuelvan a traer la manifactura nuevamente al país y se mantengan aquí? Esa fue la décima pregunta realizada por Carol Goldberg.

Romney lo redujo a que la nación tiene que volver a ser la más atractiva para hacer negocios en el mundo y arremetió contra las malas prácticas de China “que lleva mintiendo durante años”.

Obama pareció más sincero al responder de inmediato que hay algunos trabajos que nunca van a volver y que por eso hay que seguir evolucionando y apostando a lo que se sabe es la fortaleza del país.

Y al que sólo Mitt Romney le respondió fue al elector indeciso Barry Green, quien cerró el debate preguntando a ambos candidatos cuál era la percepción incorrecta que se tenía de ellos como hombres y como políticos.

Romney dijo que se le pinta como “alguien que no soy”. Juró que le importa el 100% de los ciudadanos, que le interesan los niños destacó el papel importantísimo que Dios que ocupa en su vida.

Obama no respondió directamente esta pregunta. Dijo que Romney era un “buen hombre”, pero en el cual es difícil confiar cuando, como se vio a través de un video filtrado, en la intimidad comenta que 47% del país se considera una víctima. Entre ese 47%, según Obama, hay soldados, estudiantes y gente que se levanta a trabajar y a luchar todos los días. El Presidente cerró el debate asegurando que él quiere seguir ayudando, luchando y liderando al 100% de esta nación.