George Ricco DíazPresidente Asociación Hispana FDNY

Nacido en Manhattan de madre puertorriqueña y un padre cubano que volvió a la isla a luchar contra Castro y no regresó, Díaz creció en Queens pero debió mudarse a casa de una tía en Brooklyn para escapar del acoso escolar. Al terminar secundaria estuvo tres años en el ejército; luego trabajó en una gasolinera, como guardia de seguridad y como oficinista con la Seguridad Social.

Hasta que en 1984 decidió cambiar de rumbo y enviar solicitudes de empleo a la policía y los bomberos. Optó por ingresar al Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) y allí continúa tantos años después. Sin embargo, notó algo que le molestó desde un principio y que ha marcado su carrera: la escasez de bomberos hispanos, que en ese entonces eran solo 200 entre más de 14,000 uniformados. Decidió desde un principio hacer todo lo posible por cambiar aquello, se hizo miembro de la Asociación Hispana de Bomberos de Nueva York y empezó a investigar por qué otras instituciones y cuerpos de bomberos sí podían atraer hispanos a sus filas.

“Pronto me di cuenta de que no era por falta de interés de la comunidad latina”, explica, “sino por falta de interés del FDNY. Mi labor pasó a ser convencer a los jefes de que el cuerpo de bomberos debe representar a la comunidad que está protegiendo y que la comunidad se beneficia de tener bomberos que sepan el idioma de las minorías, conozcan su cultura y sus costumbres”.

Para lograr su propósito, entre otras cosas, Díaz ha logrado que se implementen distintas opciones para buscar candidatos hispanos. “No se trata tan solo de poner anuncios en la televisión. Hay que ir también a las escuelas, al ejército para hablar con los que regresan del servicio, a las fábricas donde hay jóvenes que trabajan dos turnos… Esos son los trabajadores que nosotros necesitamos”.

Actualmente, el FDNY cuenta con unos 800 bomberos hispanos. Por su parte, Díaz es ahora teniente de la Compañía SOC Tower Ladder en El Bronx y presidente desde el 2009 de la Asociación Hispana de Bomberos.