Temen masiva emigración cubana a EEUU

Temen masiva emigración cubana a EEUU
Pasajeros esperan en la oficina de Inmigración del aeropuerto José Martí.
Foto: ap

La Habana – La flexibilización migratoria anunciada por el Gobierno de Raúl Castro constituye una reforma con luces y sombras que proyecta también retos a Estados Unidos ante un posible aumento de la emigración cubana hacia su vecino del norte, con el que Cuba está enemistada desde hace medio siglo.

Las nuevas facilidades para viajar siguen en el centro de las conversaciones en Cuba, donde la euforia ha dado paso al análisis de una reforma elogiada y criticada dentro y fuera de la isla y cuyos efectos pueden ir más allá de los aspectos puramente migratorios.

Analistas consultados coinciden en que se trata de una “medida estratégica”, “positiva” y “con visión de futuro” pero que mantiene una “mentalidad de control discrecional” sobre los movimientos de la población y que no acaba de normalizar la legislación migratoria cubana en concordancia con las normas internacionales.

A partir de 2013 los cubanos podrán viajar al extranjero con su pasaporte en regla y el visado que les exija el país de destino, pero algunos temen que, derogado el tan criticado permiso de salida, el “filtro” sea ahora la expedición o validación del pasaporte ya que las autoridades de la isla pueden denegarlo por razones de “interés público”, “defensa” o “seguridad nacional”.

También hay restricciones para médicos, científicos, docentes o deportistas de alto rendimiento, que sí necesitarán de un permiso especial para salir del país- algunos de estos profesionales se quejan en voz baja de la injusticia que este “tratamiento especial” representa para un sector muy importante en la economía del país.

En cualquier caso, es previsible que esta reforma ayude a reducir la emigración ilegal y que aumente el flujo de cubanos hacia Estados Unidos, por lo que muchos se preguntan si Washington tomará alguna decisión al respecto.