Venezuela expulsa a diplomáticos paraguayos

Los funcionarios de Paraguay recibieron llamadas telefónicas a través de las cuales se les comunicó la decisión de echarlos de ese país
Venezuela expulsa a diplomáticos paraguayos
El gobierno del presidente paraguayo Federico Franco está a la espera de una notificación escrita oficial sobre la expulsión de los diplomáticos de este país de Venezuela.
Foto: EFE / Andrés Cristaldo

Asunción – El gobierno del presidente paraguayo Federico Franco está a la espera de una notificación escrita oficial sobre la expulsión de los diplomáticos de este país de Venezuela, informó hoy el canciller de Paraguay, José Fernández Estigarribia.

“Todavía no tenemos una notificación escrita, la hemos solicitado, como corresponde, y el plazo dado (para abandonar el país de 72 horas) debe correr una vez que la misión reciba la nota oficial”, subrayó el ministro de Relaciones Exteriores en declaraciones a periodistas.

Fernández Estigarribia explicó que los funcionarios paraguayos que desempeñan sus cargos diplomáticos en Venezuela recibieron llamadas telefónicas a través de las cuales se les comunicó la decisión de expulsarlos de ese país.

Funcionarios de la embajada de Paraguay en Caracas indicaron que, a través de una comunicación verbal, la Cancillería de Venezuela les otorgó un plazo de 72 horas a todos los miembros de esa representación diplomática y del Consulado para que abandonen territorio venezolano.

Fuentes de la Cancillería paraguaya indicaron que el plazo de 72 horas para que los funcionarios diplomáticos dejen Venezuela es “muy corto” ya que los documentos de la legación deben quedar bajo resguardo de alguna persona.

El gobierno de Franco estudia apelar a la ayuda de alguna embajada de un “país amigo” para conservar o gestionar los bienes que queden en Caracas, como muebles, documentos y locales alquilados para las oficinas diplomáticas paraguayas.

Venezuela retiró a su embajador en Asunción, José F. Javier Arrúe De Pablo, poco después del 29 de junio pasado, cuando el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) suspendieron a Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo.

Como respuesta a esa determinación, el gobierno del presidente Franco llamó a su jefe de misión en Caracas, Augusto Ocampos, y dejó en la sede a un encargado de negocios y a personal de inferior categoría.