Artista del lienzo humano

John Vargas, quien dibuja imágenes fantásticas en cuerpos humanos, planea su academia de maquillaje y efectos especiales en West New York, Nueva Jersey
Artista del lienzo humano
En las fotos el artista John Vargas mientras pinta fantásticas imágenes sobre el cuerpo de dos bellas chicas.
Foto: Fotos: Zaira Cortés / EDLP

Nueva Jersey – Mientras otros niños de su vecindario jugaban a la sombra de los árboles en Quito, John Vargas prefería inventar un mundo alternativo con papel y lápiz, como si se tratara de un escenario previo a lo que años después conseguiría con la “magia del color”.

Vargas, de 46 años, es más que un artista plástico y fotógrafo profesional. En los últimos 24 años sus manos trazan imágenes fantásticas en lienzos humanos. Desde hace 24 años, el maestro del arte corporal o “bodypaint” usa el cuerpo de modelos no sólo para fines estéticos, sino para transmitir sus ideales respecto a la conservación del Parque Nacional Yasuni, en Ecuador.

“Desde niño sentí el arte fluyendo desde mi corazón. No puedo entender la vida de otro forma que no sea pintando”, indicó.

El artista comentó que el arte corporal llegó a sus manos por curiosidad, y un largo proceso de ensayo y error.

“En las calles de Nueva York vi a un hombre pintar las caritas de los niños. Me pregunté qué clases de pintura sería la ideal para la piel humana”.

Dispuesto a desarrollar una técnica propia, Vargas dedicó varios años a la investigación y estudio del arte corporal y de la anatomía humana. Su pasión lo llevó a crear su propia línea de pinceles, hechos a mano y diseñados para crear efectos sorprendentes, como la ilusión de pelo similar a la de un animal.

“Aprendí a reconocer la vida en mi lienzo humano”, dijo el artista. “Cada pincelada es parte fundamental para crear efectos en la piel, es como el todo y sus partes”.

Un año después de llegar a Nueva York, en 1981, el padre del pintor de cuerpos murió en un accidente. Rehusándose a dejar de lado su sueño de convertirse en un profesional, incursionó en varios concursos de arte alcanzando becas en JC State College y el Instituto Pratt.

En 2007 un calendario deportivo fue el proyecto que lo consolidó como un artista reconocido en la industria de la moda y del cine.

“Fanáticos del Mundial 2006 pedían ver más piel y se me ocurrió pintar el cuerpo de 12 modelos con el uniforme de algunas selecciones. Creo en rendir tributo a la belleza del cuerpo humano”.

Vargas asegura que logró vender más de medio de millón de copias.

Después de una vida de devoción al arte corporal, John Vargas espera abrir en pocos días una tienda especializada en maquillaje de fantasía y efectos especiales, en donde venderá su propia línea de pinceles y plantillas.

El segundo piso del establecimiento, situado en la Avenida Bergenline en West New York, será una academia de pintura corporal, entre otras disciplinas.

“Es un sueño de toda la vida. Enseñar es trascender y planeo clases bilingües. El mensaje es, si yo lo hice, otros latinos también puede”.

Como fotógrafo, Vargas trabajó para celebridades como Marc Anthony y Plácido Domingo.