¡Piden dejar tranquilo a Armstrong!

París/EFE – El ciclista francés Christophe Bassons, símbolo del ciclismo “limpio” en el Tour de 1999, pidió ayer que se deje tranquilo al estadounidense Lance Armstrong, suspendido de por vida por dopaje, y al que consideró “de alguna manera, una víctima”.

“Tiene un pasado, una historia, una infancia, que explican su comportamiento”, señaló en una entrevista concedida al diario deportivo “L’Équipe”, donde asegura que “no hay que tenerle ganas por el hecho de que haya ido demasiado lejos en su engaño”.

“Bassons”, cuyas crónicas diarias en “Le Parisien” y sus declaraciones contra el dopaje le valieron una enemistad casi general de los participantes en la carrera de ese año, advirtió además que la presión sobre el estadounidense podría llegar a tener consecuencias inesperadas.

Bassons será recordado por haber puesto en duda en su época los resultados del tejano, y acabó abandonando el Tour de 1999, el primero en el que participaba, por agotamiento nervioso.

En su reaparición pública apostó ayer por no “seguir tirando piedras” sobre Armstrong, pero sí insistió en que el estadounidense “jugó con su enfermedad y la sensibilidad de la gente”, y añadió que “cuando engañas a los demás, lo más duro es la caída”.

“La gran cuestión es: ¿Qué hacemos ahora? Si actuamos como se hizo tras el Festina, dentro de 10 años nos daremos cuenta de que otro equipo ha hecho trampa. Hay que discutirlo con las instancias y los medios”, indicó Bassons, que actualmente está al frente de los controles de la Agencia francesa antidopaje en la región de Aquitania.

A su juicio, la reflexión debe abordar la toma de medicamentos: “Se dice que la mentalidad ha cambiado. ¿Estamos dispuestos a que no se tomen medicinas para mejorar los resultados? ¿Por qué se toleran los corticoides? Se banaliza el acto y es grave. Si un día se autorizara el EPO, todos los corredores lo tomarían”.

Y ese debate, según concluyó, debería cuestionar incluso hasta la presencia de médicos en los equipos, que Bassons no cree que sean necesarios.