Psicólogo: Seabra era bisexual

Este y otros detalles salieron a relucir en el juicio que se lleva contra Renato Seabra
Psicólogo: Seabra era bisexual
Seabra, un modelo portugués, había venido con su amante el periodista Carlos Castro, de 65 años, a Nueva York cuando el 7 enero 2011, alegadamente, lo mató en el hotel Intercontinental donde estaban.
Foto: AP

Manhattan – El hombre que mató y castró a su amante fue abusado cuando tenía 8 ó 10 años, tuvo su primera experiencia homosexual a los 11 y durante la adolescencia fue bisexual, informó ayer el doctor en psicología llamado por la defensa.

El doctor Jeffrey Singor testificó por segundo día consecutivo, llamado por los abogados de Renato Seabra, 22 años, que están planteado una defensa por locura y que Singor respalda con su diagnostico. Según él, Seabra no es responsable criminalmente de sus actos porque estaba fuera de la realidad debido a que es bipolar y tuvo su primer episodio maniaco el día del crimen.

Seabra, un modelo portugués, había venido con su amante el periodista Carlos Castro, de 65 años, a Nueva York cuando el 7 enero 2011, alegadamente, lo mató en el hotel Intercontinental donde estaban.

A preguntas de Ruben Sinins, Singor siguió confirmando la locura de Seabra basándose en los expedientes médicos de los dos hospitales donde estuvo ingresado, los del centro penitenciario, los reportes policiales, testimonios y sus propias entrevistas con el acusado.

Entre las informaciones que surgieron del interrogatorio figuró que Castro contactó al joven a través de Facebook cuando éste participaba en el programa televisivo de Portugal “En busca de un sueño”, donde Seabra, que era un conocido baloncelista, dijo que quería convertirse en modelo profesional.

“Es bueno tener a alguien [el periodista] que te puede ayudar para comenzar”, dijo Seabra refiriéndose a por qué accedió a reunirse con Castro.

En su primer encuentro con el periodista este lo llevó a la habitación y lo besó. “Sabía que era gay y era mi oportunidad porque podía hacer cosas por mi”, indicando que cuando tenían relaciones él era el pasivo y a veces no tenía orgasmo. “Me preguntaba [Castro] si es que no me motivaba”.

Singor fue destacando lo que encontraba significante y consistente con su diagnóstico como que no tenía antecedentes violentos que fueran precedente de su brutal crimen o lo irreal de sus diálogos diciendo que era el elegido de Dios para curar el mundo. Seabra realizó declaraciones como: “probablemente bebí su sangre” o “le corte los testículos porque en ellos estaba el poder del monstruo, mezcle su sangre con la mía poniéndolas sobre mis muñecas [que previamente se había cortado en un intento de suicidio]”.

En su turno, la fiscal Maxine Rosental puso de relieve lo que el psicólogo no contó con todos los datos para su evaluación.