Cáceres quiere una oportunidad

Cáceres quiere una oportunidad
Los integrantes de la selección argentina enviaron un mensaje a Fernando Cáceres, antes del amistoso de la 'Albiceleste' con España en el estadio Vicente Calderón el 14 de noviembre de 2009. Casi recuperado, el ex seleccionado quiere dirigir un equipo.
Foto: AP ARCHIVO

Buenos Aires/EFE – El exfutbolista argentino Fernando Cáceres, herido de gravedad hace casi tres años en un intento de robo y todavía en proceso de recuperación, ha pedido una oportunidad para entrenar a un equipo.

“Por cómo quedé, sé que no puedo jugar más al fútbol y ése es un dolor que tengo en el alma. Pero lo que sí quiero es una oportunidad para dirigir a un equipo, porque sé que estoy capacitado para hacerlo”, dijo Cáceres, de 43 años, a la radio ‘La Red’, de Buenos Aires.

Un balazo que le perforó la base del cráneo y le provocó la pérdida de un ojo fue el resultado de la reacción de dos ladrones que intentaron robarle el coche a Cáceres el 1 de noviembre de 2009 en la localidad de Ciudadela, en las afueras de Buenos Aires.

El exdefensa central sobrevivió tras el ataque “por un milagro” y gracias “a su complexión atlética”, dijeron los médicos que le atendieron en el Hospital Ramón Carrillo. Dos adolescentes cumplen en la cárcel condenas como culpables del hecho.

Cáceres afirmó hace un mes que en poco tiempo más estará en condiciones de “vender o regalar” la silla de ruedas en la que se desplaza.

“Lo que me pasó no se trata de una lotería, como algunos dicen, porque yo jamás compré un número y acá estoy. Mi castigo, hoy, es la silla de ruedas, pero en tres o cuatro meses la podré vender o regalar”, dijo.

“En cambio, ellos, los chicos que me asaltaron, están castigados de por vida, castigados por su historia; obligados a salir a robar. Y eso es mucho peor”, acotó.

Cáceres debutó en 1986 en Argentinos Juniors. En 1991 pasó al River Plate, con el que ganó un torneo; en 1993 llegó al Real Zaragoza español, con el que ganó la Copa del Rey de 1994 y la Recopa de Europa en 1995.

Volvió a Argentina en 1996 y jugó en Boca Juniors. En 1997 pasó al Valencia y luego al Celta de Vigo hasta 2004. Tras jugar algunos partidos en el Córdoba, de segunda división española, se fue al Independiente de su país hasta 2006; en 2007 se retiró en Argentinos Juniors.

Con la ‘Albiceleste’ disputó 24 partidos oficiales entre 1992 y 1997, y ganó la Copa América de 1993 en Ecuador.