Libia a un año de la muerte de Gadafi

Tripoli/EFE – Un año después de la muerte del dictador Muamar al Gadafi y el anuncio de la liberación de Libia, el país todavía está en el punto muerto político, económico y de seguridad y la transición está casi bloqueada.

La constatación la ha hecho sin la menor complacencia y en los términos mas amargos el personaje principal de esta transición, el presidente del Parlamento libio, Mohamed al Magrif.

En una intervención en la televisión local, el presidente de la Asamblea Nacional del Congreso (CGN, el Parlamento elegido en julio pasado) empleó las palabras “negligencia”, “retraso”, “descontento”,”caos”,”desorden” o incluso “corrupción” para describir la situación que vive su país.

Al Magrif apuntaba como el gran desafío sobre todo de la seguridad del país, diciendo que la ausencia de un Ejército y de la policía y la falta de control de armas es una “negligencia”.

En el país hay todavía milicias fuertemente armadas que, aunque las autoridades dicen que están afiliadas a las fuerzas regulares, continúan imponiendo su ley en muchos lugares.