Leyenda de Armstrong borrada de un tajo

Leyenda de  Armstrong borrada de un tajo
La Unión Ciclística Internacional despojó a Lance Armstrong de los siete títulos obtenidos en el Tour de Francia.
Foto: ap

GINEBRA/AP – Fin de un mito: Lance Armstrong fue despojado de sus siete títulos del Tour de Francia y expulsado de por vida del ciclismo luego de que el organismo rector del deporte aceptó como válidas las denuncias de dopaje sistemático del pedalista a lo largo de su carrera que hizo la Agencia Antidopaje de Estados Unidos.

El anuncio lo hizo ayer el presidente de la Unión Internacional de Ciclismo (UCI) Pat McQuaid, quien dijo que ese organismo no cuestionará el informe de los estadounidenses ante el Tribunal para Arbitraje del Deporte.

“Lance Armstrong no tiene cabida en el ciclismo y merece que se lo olvide”, declaró McQuaid.

La decisión despeja el camino para que los organizadores del Tour eliminen oficialmente el nombre de Armstrong del libro de marcas, anulando sus victorias consecutivas de 1999 al 2005, que constituyeron una hazaña sin precedentes.

El director del Tour Christian Prudhomme dijo que la el Tour aceptaría el fallo de la UCI y que en esos años no tendrán oficialmente ganadores de la prueba.

El ciclista perderá todos los títulos ganados desde agosto de 1998.

“La UCI tomó la decision correcta”, expresó la USADA en un comunicado. “A pesar de su oposición previa a la investigación de la USADA del dopaje en el equipo U.S. Postal Service y el deporte en general, la USADA se complace de que la UCI haya cambiado de parecer”.

“La noticia no nos sorprende, es lógica”, expresó Prudhomme. “Lance Armstrong ya no es el ganador de los Tours de 1999 al 2005”.

La Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) sostuvo que Armstrong había llevado a cabo “el programa de dopaje más sofisticado, profesionalizado y exitoso que se haya visto en el deporte” con los equipos U.S. Postal Service y Discovery Channel.

El informe de la USADA indicó que Armstrong y sus equipos usaron esteroides, la sustancia EPO, que oxigena la sangre, y transfusiones de sangre para mejorar su rendimiento. El documento incluye testimonios de 11 ex compañeros de Armstrong que declararon en su contra y dijeron que el ciclista los había convencido a ellos de que usasen sustancias prohibidas.

“Me dolió mucho ver lo que dice el informe de la USADA”, expresó McQuaid, quien destacó sobre todo el testimonio del ciclista David Zabriskie. “El relato que hizo de cómo lo forzaron a doparse es asombroso”.

Armstrong niega haberse dopado y resalta que pasó cientos de controles antidopaje. Pero optó por no combatir el informe de la USADA en tribunales de arbitraje , diciendo que el proceso está predispuesto en su contra.

“Lance Armstrong no ha admitido nada, pero este informe contiene evidencia de que se dopó”, dijo McQuaid.

El ex director deportivo del equipo de Armstrong Johan Bruyneel también fue acusado de fomenter el dopaje, pero él sí acudió a un arbitraje.

El domingo Armstrong saludó a 4.300 ciclistas en una función de recaudación de fondos para su fundación de lucha contra el cáncer Livestrong enTexas y dijo que estaba pasando por momentos “muy difíciles”.

“La he pasado mejor, pero también la he pasado peor”, comentó Armstrong, quien ha sobrevivido a un cáncer.

Las acusaciones de que Armstrong se dopó no son nuevas. Pero hasta ahora había sobrevivido a ellas. El informe de la USADA, no obstante, parece haber sido la gota que colmó el vaso. Viejos patrocinadores como Nike, Trek Bicycles y Anheuser-Busch le dieron la espalda la semana pasada, lo mismo que otras empresas, y Armstrong renunció a la presidencia de Livestrong, fundación que creó hace 15 años, tras sobrevivir a un cáncer de testículos que se había expandido a los pulmones y el cerebro.

Superado el cáncer, Armstrong alcanzó la cima del ciclismo en una gesta extraordinaria y surgió como un modelo a seguir que trascendía el deporte. Esa gesta, sin embargo, resultó “uno de los capítulos más sórdidos en la historia del deporte”, de acuerdo con la USADA.

Armstrong aduce que la USADA lo persigue y llevó a cabo una “caza de brujas” en la que presionó a otros ciclistas para que cooperasen.

“Le corresponde al señor Armstrong defenderse de las declaraciones de esos testigos que considera incorrectas. No le corresponde a la UCI”, afirmó el organismo en un comunicado.

Resta por verse si se declara algún ganador en las ediciones del Tour en las que había triunfado Armstrong o esos títulos quedan vacantes, como anticipó Prudhomme. “No queremos que haya ganadores en este período. Para nosotros, está claro que las casillas de los ganadores deben permanecer vacantes”. En dos casos previos, el Tour declaró ganador al que había llegado segundo. En el 2010, cuando Alberto Contador fue despojado de la victoria, el título se lo llevó Andy Schleck. Y en el 2006 Oscar Pereiro heredó la corona que le quitaron a Floyd Landis.

La USADA recomienda que no se declare un ganador en las ediciones conquistadas por Armstrong porque fue una época en la que abundó el dopaje.

La agencia sostuvo que 20 de los 21 ciclistas que subieron al podio en el Tour entre 1999 y el 2005 han sido vinculados con dopajes “a partir de admisiones, sanciones e investigaciones”, entre otras cosas. Agregó que de los 45 ciclistas que ocuparon el podio entre 1996 y el 2010, 36 están igualmente “manchados” por sospechas o comprobaciones de dopaje.

“El principal culpable es el sistema”, sostuvo Prudhomme. “Es una mafia que trasciende el deporte. Esta vez se trata de una crisis global. El aura de Armstrong toca a todo el mundo”.

Armstrong podría enfrentar más sanciones deportivas y problemas legales. Se le puede despojar de la medalla de bronce que obtuvo en la contra reloj de Olímpicos del 2000 y podría ser demandado por ex patrocinadores o incluso el gobierno estadounidense.