Aumentan víctimas mortales por Sandy

La mayoría correspondían a Haití, pero también hubo en Cuba, Jamaica y Puerto Rico

Aumentan víctimas mortales por Sandy
Dos mujeres caminan por una calle inundada tras el paso del huracán Sandy por Puerto Príncipe, Haití.
Foto: efe

PUERTO PRINCIPE/Servicios noticiosos – Las autoridades dijeron ayer que las muertes por el huracán se elevaron a 65, de los que 51 correspondían a Haití, mientras los habitantes de la costa este de Estados Unidos se preparaban para la llegada del huracán Sandy,

Las persistentes lluvias se suman a los estragos iniciales que dejó Sandy en el Caribe.

Haití es especialmente vulnerable a las tormentas porque tiene numerosas viviendas precarias y colinas propensas a las inundaciones, además de que 370,000 personas viven aún en albergues temporales tras el devastador sismo de 2010.

También hubo pérdida de vidas a causa del huracán Sandy en Cuba, Jamaica, Puerto Rico y Bahamas.

“Es un desastre de grandes proporciones”, dijo el primer ministro Laurent Lamothe. “Todo el sur está bajo el agua”.

Funcionarios y residentes de áreas cercanas se mostraron preocupados sobre el continuo crecimiento del nivel de un río lodoso en la zona norte de la capital, Puerto Príncipe.

Las autoridades reportaron inundaciones en todo Haití, donde 370,000 personas siguen viviendo en endebles refugios como resultado del devastador terremoto de comienzos de 2010. Cerca de 17,800 personas tuvieron que trasladarse a alguno de los 131 albergues temporales, indicó el Departamento de Protección Civil.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, visitó las provincias centrales de Villa Clara y Sancti Spíritus, afectadas por las intensas lluvias asociadas al huracán “Sandy” que dejó cuantiosos daños tras su paso por la región oriental de la isla, informaron ayer medios locales.

“Podemos decir que hemos tenido un gran huracán en el oriente y un pequeño ‘Flora’ (devastador huracán de 1964) en el centro del país”, y agregó- “No queríamos irnos a Oriente sin antes visitar las provincias centrales”, según la estatal Agencia de Información Nacional (AIN).

Castro visitó el pasado sábado las provincias de Villa Clara y Sancti Spíritus, después de presidir una reunión del Consejo de Ministros que analizó, entre otros temas, las medidas que adoptará el Gobierno para la recuperación del huracán “Sandy”, que cruzó el jueves de sur a norte por la zona oriental de la isla.

El presidente estuvo acompañado del primer vicepresidente José Ramón Machado Ventura, el ministro de Economía y Planificación Adel Izquierdo, y el viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), general Joaquín Quintas.

En Villa Clara, situada al este de La Habana, las autoridades del Gobierno local explicaron a Raúl Castro sobre los daños causados y la marcha de la fase de recuperación.

En total, en Villa Clara fueron evacuadas en albergues estatales y casa de familiares 5,804 personas, resultaron destruidas 16 viviendas y otras 146 sufrieron averías fundamentalmente en los techos.

En Sancti Spíritus, la situación fue calificada de “estable” por el Consejo de Defensa de la provincia, pese a pérdidas registradas en las comunicaciones y la agricultura.

Pero señalaron que el principal peligro estuvo relacionado con el gran volumen de agua que en pocas horas recibió la presa Zaza, la mayor del país, lo que recomendó abrir sus compuertas y evacuar a más de 6,000 personas que residen río abajo.

Según especialistas del Instituto de Recursos Hidráulicos en Sancti Spíritus, este domingo se cerraron las seis compuertas de ese embalse, que retiene ahora la capacidad máxima autorizada de 920 millones de metros cúbicos de agua.

Raúl Castro llamó el sábado a realizar el “máximo esfuerzo” para que el país se recupere de los daños causados por el huracán “Sandy” y convocó a su Gabinete a hacer un plan y cumplirlo con ese propósito en una reunión del Consejo de Ministros reportada por la televisión estatal.

En Santiago, la segunda provincia del país con más de un millón de habitantes, se han reportado tan solo en el sector de la vivienda más de 14,200 derrumbes totales y más de 32,000 parciales, además de pérdidas de cultivos, vías obstruidas, y conexiones eléctricas y telefónicas interrumpidas.

Los perjuicios se extienden a otras provincias de esa zona como Holguín y Guantánamo.