¿Gripe o alergia?

Ambas tienen síntomas muy similares. Expertos nos dicen cómo poder diferenciarlas

Nueva York – ¿Ha notado que por estos días en todas partes hay gente tosiendo, estornudando o sonándose la nariz? Sea dentro del metro, la oficina, las tiendas o aceras, son muchas las personas de las que usted trata de alejarse para que no le contagien ese “virus que está circulando por allí”.

Pero quizás muchas de esas personas que parecen tener gripe podrían estar sufriendo de alergias, y lo más seguro es que ni ellas mismas lo saben.

El problema, según explican los expertos, radica en que los síntomas de la gripe común y los de las alergias de otoño son muy parecidos. Sin embargo, las causas de ambos padecimientos y sus formas de tratarlos -o controlarlos- son muy diferentes.

“Muchas veces la gente solo tiene alergias y piensa que están crónicamente enfermas, que hay algo malo con sus sistema inmunológico, y creen tener síntomas de gripe y no saben diferenciar uno del otro”, asegura la doctora Jennifer Collins del Departamento de Otorrinolaringología del Hospital de Ojo y Oídos de Nueva York.

“Típicamente la gente que tiene gripe experimenta mucha fatiga, no se siente bien en general, tiene dolor y presión por la sinusitis y tiene la nariz congestionada y con flema”, indica la especialista en asma, alergias e inmunología.

“Las alergias, por el contrario, comienzan con picazón en la nariz, con goteos y congestionamiento. Se estornuda y tose mucho, y también se experimenta picazón en los ojos y los oídos”, añade Collins.

Mientras que los síntomas de la gripe pueden durar de 5 a 10 días, y van progresando durante el transcurso del virus, los de las alergias por lo general tienden a aparecer de repente cuando hay factores que los disparan, y desaparecen cuando ya no existen esos factores que la causan como el polvo, el polen, hongos, ácaros, epitelios de animales, etc.

“Existe un patrón y las alergias del otoño son como las alergias de la primavera, ambas son causadas por el polen, principalmente el proveniente de los árboles. Mientras que la gripe puede pasar en cualquier momento del año”, aclara Collins.

Sin embargo, aunque las alergias se diferencian de la gripe porque tienden a causar más picazón, los síntomas de ambas son tan parecidos que incluso a algunos médicos se le dificulta realizar un diagnóstico correcto.

“Es difícil, y a veces no se puede saber en un 100% si se trata de alergia o si es gripe”, enfatiza la doctora. “En general, la gente que tiene alergias comienza con mucha picazón y estornudos. No se sienten que están enfermos y sus niveles de energía no se gastan por completo aunque están bien congestionados”, asegura.

“Cuando tienes gripe tu cuerpo completo se siente muy cansado, como si te hubiesen dado una golpiza y pierdes tu apetito”, añade.

Los expertos aseguran que la mejor manera de prevenir la gripe y los virus que la causan es lavándose muy bien las manos varias veces al día. Esto debe hacerse especialmente luego de comer, tras haber usado el sanitario o si estuvo en un sitio público. Si no se las puede lavar, use un líquido desinfectante de manos (hand sanitizer).

También, se sugiere hacer ejercicios regularmente, porque esto refuerza el sistema inmunológico y lo ayuda a combatir los virus. De igual forma, debe comer alimentos nutritivos como frutas y vegetales frescos. Además, debe tratar de dormir lo suficiente.

Si ya tiene catarro -indica la doctora Collins-, se recomienda tomar mucho líquido y medicinas que se pueden comprar en la farmacia, sin prescripción médica, para tratar de reducir los síntomas.

Recuerde que los virus de la gripe común no son los mismos que causan influenza o ‘flu’. Para este último se fabrica una vacuna preventiva cada año que se sugiere colocar al comienzo de cada otoño.

En cuanto a las alergias, la experta dice que no es fácil prevenirlas porque son enfermedades genéticas. Pero hay medicinas antihistamínicas en la farmacia para reducir los síntomas.

“Lo mejor que pueden hacer los que sufren de alergias es saber a qué son alérgicos para poder evitar eso. Por ejemplo, pueden seguir el conteo del polen en el canal del tiempo y no salir a hacer ejercicios al exterior si el conteo está muy alto, o asegurarse de que el polen no entre a la casa”, aconseja.