Con Sandy a las puertas, algunos salen a tomarse fotos al río Hudson (fotos)

Ciudadanos han desoído el llamado de abandonar voluntariamente la zona de emergencia y se la han pasado haciendo ejercicio y paseando sus perros
Con Sandy a las puertas, algunos salen a tomarse fotos al río Hudson (fotos)
Desafiando las advertencias, estas personas esogieron hoy para tomarse fotos frente al Hudson. (Especial / Miguel Melenciano y E. Barreras Corporan)

Lower East Side, NY. – A pesar de las advertencias de las diferentes instituciones encargadas de las emergencias en la ciudad de New York, para que los ciudadanos abandonen voluntariamente la zona A, considerada la zona de mayor riesgo, ante la envestida del huracán Sandy, algunos neoyorquinos continúan desafiando los posibles impactos de la furia de viento que ocasionaría el encuentro entre un frente frío y uno caliente.

En parte de la zona A, específicamente en el Lower East Side, lugar donde está ubicado el East River Park, frente al río Hudson, los ciudadanos han desoído el llamado de abandonar voluntariamente la zona y se la han pasado haciendo ejercicio, tomándose fotos y paseando sus perros.

Escuadrones de la policía de emergencia de la ciudad, desde la noche del domingo, y todo el día de hoy, continúan visitando vivienda por vivienda, solicitando a los lugareños que se dirijan a los albergues habilitados para su protección, si la persona se niega a salir voluntariamente y desea quedarse en su hogar, le hacen firmar un documento, al parecer, para excluir a la ciudad de cualquier demanda futura.

Niños, jóvenes, perros, personas mayores, mujeres de la zona de alto riesgo, son devueltos por los policía del parque, porque de manera inescrupulosa han violado la cinta de seguridad que ha colocado la policía, para que las personas se alejen de esta zona de East River, en donde se encuentra el río Hudson, que se anticipa pueda desbordarse por la gran cantidad de agua que recibirá producto del huracán Sandy.

Las predicciones sobre el impacto en la ciudad más grande del país son cada vez más preocupantes. Una oleada de agua de mar de entre 1.8 y 3.3 metros (entre 6 y 11 pies) amenazaba con inundar partes del bajo Manhattan, túneles de desagüe del metro y afectar la red subterránea de energía, líneas telefónicas y de internet de alta velocidad que es el alma de la capital financiera de Estados Unidos.

“Si no evacuan, no solo están poniendo su propia vida en peligro, también están poniendo en peligro las vidas de nuestros socorristas que quizás tengan que venir a rescatarlos”, dijo el alcalde Michael Bloomberg en una conferencia de prensa al anunciar la evacuación obligatoria que afecta a 375,000 personas en las zonas bajas desde la costa de Queens hasta los rascacielos de Battery Park. “Esta es una tormenta grave y peligrosa”.

“Uno no quiere causar pánico ni hacer preparativos excesivos, pero sí ser prudente y hacer lo que sea necesario”, dijo por su parte el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, al anunciar la suspensión de rutas de tren, subterráneo y autobuses. También desplegó tropas de las Guardia Nacional a la ciudad y a la vecina Long Island.