Cuando el deber llama ni un huracán te detiene

Hispana va a su trabajo a pesar de las pésimas condiciones del tiempo en Nueva York por el huracán Sandy
Cuando el deber llama ni un huracán te detiene
María Ramírez cruzó la ciudad y fue a trabajar a pesar de las pésimas condiciones del clima por el huracán Sandy.
Foto: Verónica Romero

Nueva Jersey – A María Ramírez ni el huracán Sandy la detuvo para cumplir con su trabajo.

La salvadoreña, de 51 años, residente en West New York, se levantó como siempre a las 6:30 a.m., prendió el televisor y revisó el estado del tiempo. A las 9 a.m. estaba en el hogar donde trabaja como una cuidadora de ancianos.

En la mañana tenía que proveer servicio a dos pacientes, uno con alzheimer y otro minusválido.

“Estas personas dependen de mí para algunas necesidades básicas como asearse, vestirse y tomar sus alimentos”, dijo Ramírez que tiene ejerciendo este trabajo más de 10 años. “Muchos viven solos y otros tienen familiares que trabajan y no pueden estar con ellos mucha parte del día”.

Trabajadores de atención a pacientes como Ramírez hacen posible que millones de adultos mayores y personas con discapacidad puedan vivir en sus hogares y mantener un poco su independencia.

“Muchas personas mayores quieren envejecer en su hogar, pero algunas de ellas requieren de ayuda diariamente”, manifestó Ramírez, quien trabaja para la companía Always Caring -que presta servicio en el condado Hudson. “Ellos en parte dependen de mí. No podía fallarles”.

?>