Huracán Sandy: Advierten que lo peor está por venir (Fotos y video con minuto a minuto)

Te mantenemos informado todo el tiempo a traves de esta transmisión
Huracán Sandy: Advierten que lo peor está por venir (Fotos y video con minuto a minuto)
Árbol caído en Bay Ridge, Brooklyn, justo al lado de la oficina del senador estatal Martin Golden. (Suministrada /Oficina del senador Martin Golden)

NUEVA YORK – En la punta meridional de Manhattan, antes del mediodía las olas alcanzaron los niveles que generó el huracán Irene, horas antes de que lo peor del huracán Sandy golpee la ciudad más grande de Estados Unidos con un muro de agua que podría superar los tres metros (9 pies).

El gobernador Andrew Cuomo cerró dos túneles clave que van hacia el centro de Manhattan después de que la ciudad cerrara su sistema de transporte público, los mercados financieros, las escuelas y Broadway, y además ordenara a cientos de miles de personas quedarse en sus viviendas antes de que empeorara el temporal por la llegada del huracán Sandy. Mientras caía lluvia ligera y los neoyorquinos todavía merodeaban por las calles, Cuomo advirtió a los residentes que despejaran los caminos.

“No se engañen, no miren por la ventaja y digan ‘esto no se ve tan mal”’, manifestó el Gobernador. “Lo peor todavía está por venir”.

Cuomo informó que los botes de emergencia fueron llevados al centro del estado y que los túneles Brooklyn Battery y Holland, ambos propensos a inundarse, cerrarían a las 2 de la tarde. El piso de la Bolsa de Nueva York estaba desierto por su primer cierre no planeado desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Más de 20,000 usuarios, la mayoría en Long Island, estaban sin energía eléctrica esta mañana, informaron funcionarios. La mayoría de los 3,600 apagones se localizaban en Brooklyn, agregaron.

Sigue al Huracán Sandy y las conferencias de prensa aquí:

Hoy, las multitudes se congregaron en el puerto marítimo South Street hasta que la policía les pidió retirarse. En Battery Park City, un complejo de altos edificios de oficinas y apartamentos erigidos en un vertedero en la parte baja de Manhattan, algunos obstinados observaban cómo crecía el río Hudson y comenzaba a cubrir secciones de los caminos panorámicos que están a lo largo del río.

Muchas personas todavía salieron a correr, pasearon a sus perros e incluso sacaron a sus hijos en carriolas a pesar de las ráfagas de viento.

Mark Vial empujaba una carriola con su hija de dos años Maziyar hacia la puerta de un edificio donde viven en el 15to piso.

Reporta apagones

“Estamos lo suficientemente altos, por eso no estoy preocupado por una inundación”, dijo. “Hay mucha comida; estaremos bien”.

Algunos neoyorquinos abarrotaron las tiendas en busca de agua y alimentos, y se apresuraron para salir de las zonas inundables, mientras que otros insistían en que no irían a ningún lugar.

?>