Presos demandan por uso de hilo dental

"Pero también, se puede utilizar el hilo de los calcetines o ropa de cama para ahogar a alguien. No son sólo las hojas de afeitar y cepillos de dientes, hemos visto ropa interior usada como un arma".
Presos demandan por uso de hilo dental
Santiago Gómez, quien cumple sentencia en Westchester, es el principal demandante por el uso de la seda dental. A la derecha, un paquete de Floss Loops.
Foto: AP

WHITE PLAINS, N.Y. – El hilo dental puede prevenir los dolores de muelas, pero le está dando un montón de dolores de cabeza a los carceleros.

Cuando, el mes pasado, un grupo de presos de Nueva York demandó acceso a la seda dental, los funcionarios dijeron que tenían que examinar “cuestiones de seguridad”. Resulta que la historia de la cárcel y fugas de la misma está estrechamente ligada con el hilo dental.

En Texas, las autoridades creen que un prisionero lo utilizó para salir de su celda, y apuñalar a otro recluso hasta la muerte.

En Maryland, Illinois, West Virginia y Wisconsin, los presos recogieron hilo suficiente para trenzar cuerdas y en escapar, o tratar de huir, sobre muros de la prisión.

Un grupo de presos que se escaparon en Texas usaron la seda dental para coser sus heridas de bala.

Y un hombre en una cárcel de Illinois lo usó para unir el maniquí que dejó en su cama cuando él se escapó.

Los expertos dicen que el hilo dental, o el soporte de plástico en que viene se ha utilizado para estrangular a los enemigos, para escapar, para recoger las esposas, para pasar contrabando de un nivel de celdas a otro.

“Estos presos pueden hacer un arma de un envoltorio de chicle”, dijo Steven Kayser, cuya empresa vende un producto anunciado como de uso seguro en prisión. “El hilo dental está catalogado como uno de los principales en la lista de productos peligrosos”.

Los funcionarios de la cárcel del condado de Westchester en Valhalla se tornaron un poco recelosos cuando 11 reclusos, actuando sin un abogado, presentaron una demanda de $500 millones para exigir acceso a la seda dental.

El principal demandante Santiago Gómez dijo que la cárcel estaba “violando los derechos civiles de los internos al no permitir que los presos accedieran a la seda dental, mientras reconocía que tendrían caries “si no pueden usar el hilo dental”.

Gómez señaló que los presos se cepillan tres veces al día, “incluyendo la lengua y las encías”, pero todavía tienen caries, sangrado de las encías, a más del tratamiento odontológico y la angustia mental.

El subcomisionado Justin Pruyne indicó que la cárcel no está obligada a facilitar a los internos hilo dental y agregó que el producto de higiene bucal plantean problemas de seguridad. Pero la cárcel trajo un suministro de los ‘Floss Loops’ de Kayser, círculos de hilo elástico sin plástico duro que están diseñados para romperse con facilidad antes de que puedan ser utilizados como arma.

No está claro si esto satisfizo a los prisioneros. La demanda no ha sido retirada.

Hace unos años, un episodio de la serie de televisión de ciencias “Cazadores de Mitos” realizó un experimento para desafiar la teoría del hilo dental como un riesgo de seguridad. El programa utilizó un robot equipado con hilo dental para comprobar si el hilo dental -combinado con pasta de dientes para que sea más abrasivo- realmente podía cortar una barra en una celda de la cárcel.

La hazaña fue declarada “verosímil”, si el preso trabajaba en ello al menos ocho horas por 300 días.

El reglamento de las prisiones sobre el hilo dental varía en todo el país.

En el noreste de Texas, las autoridades creen que Antonio Lara usó hilo dental y pasta de dientes para lograr su salida de una celda en una cárcel del condado y matar a un pandillero rival en 2000.

“Tradicionalmente, no tenemos hilo dental por motivos de seguridad”, dijo Jason Clark, portavoz de la Unidad Coffield cerca de Palestine, Texas. “La seda puede ser utilizada para hacer cuerdas, armas, cortar a través de barras, incluso reforzar el agarre en una viga”.

En cambio, a los reclusos se les permiten tenedores de plástico con un pequeño trozo de hilo dental, dijo.

En California, el Estado aprobó Floss Loops. “El hilo dental regular puede ser utilizado como un garrote”, dijo Terry Thornton, portavoz del Departamento de Corrección y Rehabilitación.

El sistema estatal de prisiones de Nueva York permite el uso del hilo dental, pero sólo la variedad sin cera. El encerado es “mucho más fuerte”, manifestó el portavoz Peter Cutler. Dijo que los funcionarios de seguridad en las cárceles lo prohibieron después de tener “experiencia” con la variedad encerada. No dio más detalles.