Se tomaron todas las precauciones

ALTO MANHATTAN – Todas las previsiones que eran humanamente posibles se tomaron ayer por parte de las autoridades y de la inmensa mayoría de los neoyorquinos.

Al cierre de esta edición, se estaba en la tensa espera de Sandy y de sus máximos daños que se esperaban alrededor de las 8:00 p.m. El huracán, calificado como monstruoso, coincidirá con marea alta y luna llena, con previsiones de vientos de 90 millas y olas de 15 a 20 pies que barrerán no sólo las playas sino las carreteras y las casas.

“Nadie es perfecto, pero hemos hecho lo correcto, en los últimos 10 años, para estar listos, informar y responder ante emergencias”, indicó el alcalde Michael Bloomberg en rueda de prensa. El alcalde recordó a los residentes que no sólo son responsables consigo mismos sino con los demás. “Si usted no obedece las órdenes de evacuación pondrá en peligro a los servicios de emergencia cuando tengan que acudir a rescatarlo”.

Más de 300,000 personas recibieron la orden de evacuación en la ciudad pero tan sólo 3,106 optaron por los centros municipales distribuidos por los condados, según los últimos datos de la Agencia de Manejo de Emergencias. Su portavoz aseguró que en los centros se cuenta con traductores o con posibilidad de ellos, para quienes no hablen inglés. Para evitar el abandono de mascotas o que los residentes se queden con ellas para no abandonarlas, los centros admiten animales de compañía, alojando en este momento a 73 de ellos.

Los hospitales estaban abiertos y sus salas de emergencia funcionando con normalidad. Sin embargo, las citas de pacientes externos fueron suspendidas hasta el miércoles así como cualquier cirugía que no sea urgente.

Varias zonas de la ciudad de Nueva York o de las afueras estaban experimentando algunas inundaciones leves pasado el mediodía.”Hemos hecho todo lo que teníamos que hacer. La tormenta va cómo estaba previsto”, señaló el gobernador Cuomo.