Congelarán activos de Chevron en Argentina

Quito/EFE – Los demandantes en un proceso medioambiental en Ecuador contra la petrolera Chevron pedirán a un tribunal de Argentina que congele los bienes de la multinacional estadounidense en ese país para intentar cobrarle allí más de $18,000 millones, dijo ayer uno de sus abogados.

En los próximos días solicitarán al tribunal la emisión de medidas cautelares “para congelar estos bienes que estamos atacando, para evitar que Chevron los vaya a vender o se vaya a deshacer de ellos”, dijo Juan Pablo Sáinz, uno de los abogados.

Los letrados estiman que con sus acciones legales podrán recaudar en Argentina unos $600 millones anuales, según explicaron en un comunicado.

Los demandantes pedirán la congelación de las participaciones de Chevron y sus subsidiarias en proyectos energéticos en ese país, así como sus dividendos, ingresos por la venta de crudo y cuentas bancarias.

El pasado 16 de octubre un juez ecuatoriano ordenó embargar los bienes de la multinacional en el país andino, pero estos solo ascienden a unos $200 millones, contando activos de sus empresas filiales, según cálculos de los demandantes.

Por ello, esperan poder cobrar en el extranjero los más de $18.000 millones que dos tribunales ecuatorianos han ordenado a Chevron pagar por daños ambientales.

La compañía ha presentado un recurso de casación a la Corte Nacional de Justicia, pero el fallo ya está vigente, pues Chevron no pagó una garantía que habría suspendido su ejecución mientras avanzaba el proceso.

Los demandantes también han acudido a las cortes de Canadá y Brasil, y prevén presentar acciones en otros países además de Argentina en los próximos meses, según Sáinz.

Chevron es el cuarto mayor productor de petróleo de Argentina, con un bombeo de 35,000 barriles por día en 2011. La empresa rechazó ayer el anuncio de los demandantes de que emprenderán acciones legales contra ella en ese país. “La sentencia ecuatoriana es ilegítima y resultado de sobornos y fraude. La compañía cree que el fallo obtenido en el Ecuador no es ejecutable en ninguna corte que respete el estado de derecho”, afirmó en un comunicado.

Chevron alega, entre otras cosas, que el juez de primera instancia no redactó su dictamen, sino que lo hicieron los propios letrados de los demandantes, algo que ellos niegan.

También les acusa de sobornar a un perito designado por la corte para hacer un informe independiente sobre el daño ambiental supuestamente ocasionado entre 1964 y 1990 en la Amazonía ecuatoriana por Texaco, que fue adquirida posteriormente por Chevron.

Sáinz explicó que los demandantes eligieron Argentina para presentar su acción porque es parte de un acuerdo internacional para el reconocimiento de medidas cautelares también suscrito por Ecuador.