NJ sin calma después de la tormenta

NJ sin calma después de la tormenta
Residentes de la ciudad de Hoboken, en Nueva Jersey, continuaban enfrentando las inundaciones de las calles por el paso del huracán Sandy y sin electricidad.
Foto: EFE

NUEVA JERSEY – Aunque se agilizan la tareas de rescate y remoción de escombros en varias áreas de Nueva Jersey afectadas por el huracán Sandy, en ciudades como Hoboken fue necesaria la asistencia de la Guardia Nacional, para rescatar a miles de residentes que se encontraban casi con el agua hasta el cuello.

“Es una experiencia que no se la deseo a nadie”, expresó Nancy Peña sin aún poderlo creer, ya que fue rescatada ayer junto a su esposo e hijo de 2 años, a pesar vivir en el décimo piso del un edificio.

Peña perdió la electricidad la noche del domingo, mientras que los alrededores de su edificio empezó a inundarse desde la madrugada del lunes tras el desborde del río Hudson.

Además de la falta de luz, el olor en el ambiente de la ciudad -con un población de 50 mil habitantes- se tornó insoportable, debido a que las aguas del río se mezclaron con las aguas negras. La policía está pidiendo a la gente que no se acerque a la zona, para facilitar el rescate de las familias atrapadas en los edificios altos.

Las historias de familias que perdieron todo a causa de las inundaciones, fueron similares en condados como Bergen, Passaic, Middlesex, Atlantic y Ocean, entre otros.

En ciudades como Little Ferry y Monachie, en el condado Bergen, cuadrillas de trabajadores de obras públicas en unión con bomberos, no escatimaron esfuerzos para tratar de ayudar con bombas portátiles a desocupar las zonas inundadas.

Ayer continuaban los trabajos de remoción de escombros y aguas en las zonas costeras como la de Atlantic City, en donde tocó tierra el ojo del huracán.