Celebran el Día de Todos los Santos

Celebran el Día de Todos los Santos
Maria Ixcot cuando ayer ponía flores en la tumba de su hijo en el pueblo de Sumpango, al oeste de Guatemala.
Foto: Saul Martínez / EFE

Guatemala/EFE – Miles de guatemaltecos abarrotan ayer los cementerios públicos y privados para adornar las tumbas de sus muertos en conmemoración del Día de Todos los Santos y la víspera del Día de Difuntos.

En esta ancestral costumbre, los guatemaltecos van cargados de flores y coronas, algunas elaboradas de papel de colores, para colocar en las tumbas de sus familiares fallecidos, según lo pudo constatar Efe.

El cementerio general, ubicado en el sur de la capital, es el que convoca a más familias, y según publicaciones de prensa, cerca de un millón de personas llegarán a ese camposanto.

Muchos deudos, sobre todo en el interior del país, acostumbran a llevar música o mariachis, comida y licor, para compartir en las tumbas.

La víspera, los miles de familias acuden a los camposantos a limpiar el monte que se acumula a lo largo del año y a pintar las tumbas.

Muchos de los más de 25,000 agentes que tiene la Policía Nacional Civil (PNC) fueron destacados a dar seguridad a los más de 700 cementerios públicos y privados que existen en Guatemala.

Además de visitar los cementerios, los guatemaltecos acostumbran compartir el platillo tradicional de esta época, el fiambre, elaborado de verduras, carnes, mariscos, quesos y embutidos.

El consumo de las conservas de dulces son otras de las tradiciones para el Día de los Santos y de los Difuntos en este país centroamericano, que a diario llora la muerte de entre 14 y 15 personas en hechos de violencia.

Miles de guatemaltecos se dan cita en estas comunidades indígenas para presenciar a las cometas que son elaboradas por verdaderos artesanos. A las cometas que son elevadas al cielo, sus creadores le ponen una enorme cola en la que colocan pedazos de papel que hace ruido para espantar a la ánimas malas para que dejen descansar en paz a los buenos espíritus en el lugar.