Sandy deja daños súper millonarios

Sandy deja daños súper millonarios
Carlos Arias revisa los daños que el huracán provocó en su vivienda en Far Rockaway, Queens.
Foto: efe

Washington/EFE – Las estimaciones sobre los daños económicos del huracán Sandy en EE.UU. siguen al alza y se ubican ahora entre los 30,000 y 50,000 millones de dólares, mientras continúan las labores de limpieza y los estados más afectados de Nueva York y Nueva Jersey luchan por volver a la normalidad.

Los datos corresponden a los cálculos realizados por la firma de evaluación de costes IHS Global Insight en un informe divulgado hoy que los sitúan muy por encima de las estimaciones iniciales.

Como principales factores, los economistas de la compañía sitúan “la parálisis de la actividad económica y los daños causados en propiedades aseguradas y no aseguradas”.

El diario The Wall Street Journal calcula que las aseguradoras tendrán que asumir un gasto de 20,000 millones de dólares.

A ello, también habría que añadir las pérdidas generadas por la ralentización de casi el 70% de las refinerías de la costa este de EE.UU. y el cierre comercial en la región durante dos días.

En total, estos costos podrían representar entre el 0.2 % y el 0.3 % por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) nominal de Estados Unidos, aunque reconocen que quizá algo sería compensado por la actividad económica que generarían las labores de reconstrucción.

La cifra es notablemente superior a las primeras estimaciones de entre 10,000 y 20,000 millones de dólares que se barajaban a principios de semana, y situarían a Sandy como el segundo huracán más devastador en términos económicos de EE.UU., tras el “Katrina” de 2005 que causó pérdidas por 120.000 millones de dólares.

“Los efectos sobre el crecimiento no serán catastróficos en el último trimestre del año pero serán notables, especialmente en una economía como la de EE.UU. que cuenta actualmente con poco impulso”, explicó el reporte de IHS.

Además, los expertos subrayan que en esta ocasión, y a diferencia de lo ocurrido con la tormenta Irene del año pasado, que azotó la costa este en fin de semana, los peores efectos del temporal se vivieron al comienzo de la semana laboral.

De hecho, la bolsa neoyorquina se mantuvo sin operar lunes y martes, el cierre más prolongado de Wall Street por causas meteorológicas desde 1888.

Nueva York, donde se han contabilizado 37 de las 76 muertes confirmadas hasta el momento, recuperó hoy buena parte de su transporte público con la reapertura parcial de catorce líneas de metro, pero sigue trabajando para devolver los servicios básicos a sus ciudadanos.

Los tres aeropuertos de la ciudad- Liberty Newark, LaGuardia y John F. Kennedy habían retomado ya la actividad, aunque seguían acumulando retrasos y cancelaciones.