Hispanos renuevan la visión mormona

Un templo en Harlem busca atraer creyentes con una misión de 'puertas abiertas'
Hispanos renuevan la visión mormona
'Nuestra feligresía crece y más latinos se convierten' dice el obispo Edwin Pabón, del templo mormón en la intersección de calle 128 y la avenida Lenox, en Harlem.
Foto: ZAIRA CORTES / EDLP

NUEVA YORK – En el pasado, la fe mormona fue objeto del escrutinio al asumir posturas que se tildaron como excluyentes. Sin embargo, una creciente feligresía hispana contribuye a que la religión renueve sus pilares con un aire menos conservador.

En la intersección de la calle 128 y la avenida Lenox, en Harlem, está situado desde 2005 un templo mormón cuyo obispo latino, Edwin Pabón, busca atraer creyentes en un vecindario con el 20% de población hispana. Su esfuerzo se extendió hasta El Barrio, en donde misioneros ofrecen clases gratuitas de inglés y predican su fe.

“Somos una iglesia de puertas abiertas y de congregación diversa”, indicó el obispo Pabón, que creció en Harlem. “Nuestra feligresía crece y más latinos se convierten”.

Joseph Smith fundó la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (LDS) en Nueva York en 1830. Más tarde, se mudó al oeste y se estableció en Utah.

Hasta 1978, personas de raza negra no podían ejercer como sacerdotes, algo que fue considerado como racista.

La nicaragüense Azucena Castrillo, de 51 años y feligrés de una iglesia mormona en El Bronx, dejó de profesar la religión católica hace 12 años. Ahora está en proceso de convertirse en misionera, inspirada en la puertorriqueña Ana Vega, de 89 años, que en diciembre iniciará su misión en Salt Lake City.

Castrillo afirma que lejos de la creencia general, las mujeres mormonas no son subestimadas por su iglesia.

“La poligamia fue una práctica minoritaria de hace un siglo. Las mujeres somos respetadas. Nuestra iglesia promueve la equidad”, indicó Castrillo.

La mexicana Margarita López, de padre católico, aseguró que su iglesia se mantiene ajena a las elecciones presidenciales, pero cada creyente es libre de elegir. “Como inmigrante no me identificaría con el Partido Republicano. No comparto la visión de Romney”.

López apuntó que muchos feligreses latinos son tolerantes y respetuosos de políticas como el matrimonio gay.

“Prevalecen grupos conservadores, pero muchos preferimos ser incluyentes. Todos somos hijos de Dios”, dijo.

La dominicana Sheila Amador, que también dejó el catolicismo, destacó la importancia del voto femenino desde la perspectiva mormona. “Soy pro-vida y admito ser conservadora en ese aspecto, pero al mismo tiempo respaldo un gobierno sensible con los menos favorecidos”.

Ignacio García, profesor de Historia de Brigham Young University en Utah, el estado con mayor población mormona del país (1.9 millones), indicó que en los últimos años son más los latinos que se convierten al mormonismo, lo que llevó a la iglesia a adoptar posturas progresistas acerca de una reforma migratoria y el Dream Act.

“Nuestra iglesia no respalda la separación de familias. Políticas de deportación no son una opción cuando tenemos indocumentados y soñadores mormones”, dijo.

García, de origen mexicano, expresó que los creyentes menos conservadores se sienten más identificados con Barack Obama, que con Romney, a pesar de que el exgobernador de Massachusetts sería el primer presidente mormón de ganar las elecciones.

Según un estudio del Pew Research Center’s Forum, el 34% de los mormones se identifican como “liberales” y el 25% favorece al presidente Barack Obama.

Los mormones que apoyan el matrimonio gay son percibidos como una minoría dentro de la Iglesia LDS.La religión dice que no es pecado ser gay, pero sí practicar la conducta sexual.

Emmanuel Andro, un misionero del grupo Affirmation LGBT Mormons en Nueva York, indicó que creyentes de su comunidad declinarían votar por Mitt Romney.

“Votar por republicanos conservadores sería ir en contra de nuestra propia batalla”.