Tragedia no espanta a los ladrones

Nueva York/Servicios combinados – Los amigos de lo ajeno han hecho de las suyas en las zonas devastadas por Sandy.

La Policía de Nueva York tomó medidas para prevenir el crimen y proteger a las personas en las áreas afectadas. Sin embargo, en Coney Island varios residentes están armados para enfrentar a criminales y protegerse del saqueo y robo a sus hogares y comercios destruidos por el huracán, según reportó el periódico Daily News.

Mientras, la Policía arrestó a unas 18 personas que se metieron a una tienda de comestibles en Coney Island, el miércoles en la noche.

Además un trío de saqueadores se llevaron una pistola cargada que estaba en una caja fuerte que sustrajeron y que se había dañado con la inundación en Coney Island.

Keeman Browne, de 29 años, Thomas Stokes, de 35, e Izi Divyn, de 37, supuestamente robaron la caja fuerte que contenía un arma Armi Fabri de 9 milímetros cargada, además de joyas, monedas de colección y papeles.

Los sujetos fueron arrestados el martes a eso de la 1:00 p.m. y enfrentan múltiples cargos, entre ellos posesión de armas, robo y posesión de propiedad robada.

Agentes de la uniformada también detuvieron a dos sujetos involucrados en otro incidente de saqueo en el condado de Staten Island.

En Long Island, apresaron a cuatro individuos por intento de robo a una tienda que sufrió daños tras el paso de Sandy.

Los presuntos ladrones salieron con las manos vacías después que se disparó la alarma de la tienda Expression, en Hempstead, la madrugada del martes.

Los sospechosos fueron arrestados bajo cargos de robo, posesión de armas para cometer robo y conspiración para cometer un crimen.

Otros incidentes ocurrieron entre el lunes y martes en Rockaway, Queens. Allí la Policía arrestó a nueve personas, quienes enfrentan cargos de robo: tres fueron detenidos en una estación de gasolina, tres en una tienda Radio Shack y dos más en una tienda de ropa.