En la recta final de las campañas

En Ohio, Obama retoma sus lemas de esperanza y cambio del 2008
En la recta final de las campañas
Romney ha tratado de presentarse como el verdadero cambio.
Foto: AP

MENTOR, Ohio.— En los días finales de la campaña del presidente Barack Obama, las palabras “esperanza” y “cambio”, que lo hicieron famoso en su búsqueda de la presidencia en el 2008, han hecho su reaparición en los momentos finales de la carrera, en un último intento de convencer a los votantes de que él es la mejor opción para este país.

A medida que recorre los estados clave del medio oeste, en mangas de camisa, Obama ha insistido entre sus partidarios con las consignas de su campaña del 2008, algo que ha sorprendido a la mayoría de los observadores políticos, porque esas frases prácticamente estuvieron ausentes durante la mayor parte de la campaña de reelección.

Los republicanos le apuestan al cinismo, dijo Obama a una multitud el sábado, en donde declaró que “mi apuesta es en favor de la esperanza”. La palabra “cambio”, apareció en su discurso por lo menos en 20 ocasiones.

En esta recta final, Obama llamó a sus simpatizantes a participar y a utilizar el voto como una venganza en contra del intento de Mitt Romney de asustar a los habitantes de Ohio diciéndoles que la producción del Jeep Liberty se iría a China, dijo un asesor de la campaña de Obama, en un intento por aclarar el contexto del llamado voto de venganza.

“Su verdadero mensaje sale cuando no está hablando con un guión”, acusó Kristen Kukowski del Comité Nacional Republicano.

Sin embargo, el mensaje de Obama pretende llegar hasta su público a partir del regreso a sus orígenes retóricos. “Sabemos lo que es el cambio”, dijo el sábado, con la voz ronca mientras una multitud en un gimnasio de la escuela secundaria tronó su aplauso. “Sabemos lo que el futuro requiere”.

No es casual que el presidente no haya utilizado sus lemas favoritos de campaña en esta carrera presidencial, ya que desde que arribó a la Casa Blanca la esperanza y el cambio han tenido duros retos. La dificilísima situación económica, con elevadas tasas de desempleo y una recuperación mucho más lenta de lo esperado, así como la intransigencia de Washington para trabajar en un sistema bipartidista y un clima cada vez de mayor confrontación, impidieron que muchas de las promesas de campaña no se cumplieran cabalmente.

Obama resucitó la idea en el inicio de su campaña de reelección diciendo a sus partidarios más fieles que nada es más poderoso que las voces que piden un cambio, pero luego se dedicó a emitir un mensaje detallado de logros de su administración.

Obama arremetió contra los postulados sociales y económicos de los republicanos económicos y ha hecho una intensa promoción de los logros concretos que obtuvo y llenó sus discursos con datos económicos y demográficos muy específicos.

Pero incluso antes de que el republicano Mitt Romney comenzara a criticar el “gran cambio” que había llevado Obama a Washington, el Presidente y sus discursos tenían previsto regresar al mensaje global.

Cuando intento regresar a su mensaje original, las cosas habían cambiado radicalmente y la campaña empezaba a definirse a partir de los actos y mensajes de Romney. Recortar los impuestos para los ricos, como lo propone Romney, no es el cambio que los norteamericanos esperan, dijo Obama.

“En esta campaña, Romney ha intentado volver a empaquetar las malas ideas que condujeron al país a la situación en la que lo encontré en el 2008, e intenta presentarlas como el cambio”, dijo Obama sobre Romney el sábado. “Ahora, de repente él es el candidato del cambio. Pero sabemos lo que es el cambio que queremos, y lo que está tratando de vender, no es el cambio que deseamos”.

Desde que dio a conocer su discurso final el jueves mientras viajaba por carretera, las críticas han sido variadas.

“Hay un montón de esperanza y cambio de nuevo en su discurso, palabras que no reconocen la realidad de cómo ha gobernado los últimos cuatro años”, dijo Kukowski. “Básicamente, después de cuatro años, todo esto no son más que palabras”.

Sin embargo a sus partidarios de siempre, la estrategia les encanta.

“Lo que decía en el 2008 todavía es válido hoy”, djo Mary H. Richardson, unajubilada voluntaria e Obama que asistió a la reunión en Mentor. “Todo lo que dijo que iba a hacer, lo hizo. Pero todavía tenemos esperanza, y todavía necesitamos el cambio”.

Si su discurso es recibido con tanto entusiasmo en personajes como Richardson, que trabaja como voluntariaen Ohio, promoviendo el voto, entonces Obama podría ganar ese estado clave.

Muchos de los voluntarios que están trabajando con él son veteranos de la campaña del 2008, por lo que ahora el exhorto de Obama es muy parecido al de entonces.

“Ohio, mi apuesta es de ustedes”, dijo. “Mi apuesta es la esperanza. Mi apuesta es por la decencia y la bondad de la gente americana, y mi lucha es para tí”.

?>