Frenesí marca recta final de la campaña

Frenesí marca  recta final  de la campaña
Como Virginia es uno de los estados críticos de las elecciones, voluntarios trabajaron contrarreloj. En la foto el bando de Romney llama a votantes.
Foto: efe

WASHINGTON/AP – El presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney estuvieron metidos de lleno ayer en una intensa ofensiva proselitista por todo el país en los estados que siguen indecisos, y ambos predicen que ganarán en una contienda que sigue demasiado cerrada para declarar un ganador a sólo dos días de las elecciones.

Las encuestas nacionales muestran que la lucha por el voto popular para las elecciones de mañana está tan cerrada que sólo uno o dos puntos estadísticamente insignificantes separan a los rivales.

Pero la mayoría de los sondeos en los estados en juego, en especial los del centro del país como Iowa, Wisconsin y Ohio, presentan a Obama con una ligera ventaja, dándole un camino más sencillo hacia los 270 votos del colegio electoral que necesita para ganar. Ningún republicano ha ganado la Casa Blanca sin llevarse Ohio.

En el sistema electoral estadounidense, el ganador no se determina por el voto popular a nivel nacional, sino en competencias estado por estado, por eso los estados “péndulo”, que no son sistemáticamente ni republicanos ni demócratas, tienen extrema importancia en una contienda así de cerrada. Romney y Obama de hecho están compitiendo por ganar al menos 270 votos electorales, los cuales se determinan con base en la población de cada estado y su representación en el Congreso.

Esto eleva la posibilidad de que suceda lo mismo que en las elecciones de 2000, cuando el republicano George W. Bush ganó la presidencia por una mayoría de votos electorales, pero el demócrata Al Gore tuvo una ligera ventaja en el voto popular.

La última encuesta nacional de NBC/Wall Street Journal, realizada del 1 al 3 de noviembre, muestra a Obama con 48% de apoyo de posibles electores y a Romney con 47%. El sondeo tiene un margen de error de 2.55 puntos porcentuales.

El frenético final de la campaña llega con la ola de la tormenta Sandy que devastó la costa oriental de Estados Unidos. Esto le dio a Obama una posibilidad de entrar en acción como comandante en jefe y mostrar bipartidismo al trabajar con autoridades republicanas como el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, y dejó a Romney batallando para encontrar el tono correcto.

Ayer Obama estuvo en New Hampshire, Florida, Ohio y Colorado.

Romney comenzó el día en Iowa y Pensilvania, y planeaba visitar Ohio y Virginia.

?>