Ideas para tu póliza de conducir

Mira estas estrategias básicas que pueden ayudarte a no pagar tanto por andar detrás del volante:

Habla con agentes de varias compañías de seguro para que obtengas los mejores precios, y ponlos a competir en tu beneficio. Recuérdales que si has estado antes asegurado con la póliza de otra persona, puedes tener derecho a un descuento considerable. Nunca aceptes la primera oferta, sino que consideratres por lo menos antes de comprar. Ciertas circunstancias pueden reducirtu tarifa: por ejemplo, las multas y accidentes por lo general desaparecen delhistorial a los 3 años, pues mientras más limpio sea tu récord, más baja tu prima.

Si estás apretado de dinero, selecciona la póliza que te ofrezca el mayor deducible. Esto reducirá tus pagos mensuales considerablemente, pues es en ese punto donde está el mayor costo.

Si tu auto es viejo y no crees que le puedas extender mucho más la vida, no le compres seguro de choque y destrucción del auto (en inglés, el famoso “collision”). Esta parte del seguro también hace aumentar bastante el precio de las primas.

Considera el tipo de vehículo que posees. Por ejemplo, si tienes un auto de marca estadounidense de cuatro puertas y grande, tendrás un vehículo, por lo general, más firme ante los embates y menos caro para reparar, lo cual influye en el costo del seguro. Además, este tipo de autos resulta siempre menos atractivo para los ladrones (que prefieren los japoneses).

Coloca alarmas contra robos en tu auto; es un gasto que vale la pena, pues las compañías reducen los precios de la póliza de los autos con alarma. Si en tu casa otros miembros de la familia tienen vehículos, asegúralos todos con la misma compañía.

?>