Se unen al dolor de los damnificados

"Seguiremos orando por el llanto y la desesperación que está sufriendo Staten Island, porque la ayuda todavía no está completa".
Se unen al dolor de los damnificados
Margarita Muñoz
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York – Los feligreses de Brooklyn y Queens se unieron en oración y con donaciones para aliviar el dolor de los damnificados del huracán Sandy.

“Oramos y pedimos por los damnificados muchas bendiciones porque aquí en Nueva York nos unimos en las tragedias y salimos adelante”, dijo Esther Arevalo, una peruana que vive en Sunnyside desde hace 20 años.

En las iglesias católicas ya empezaron su labor de ayuda. El obispo de la Diócesis de Brooklyn y Queens, Nicholas DiMarzio, hizo un llamado para que todos se unieran y exhortó para que las iglesias de estos condados hicieran colectas de las cosas básicas para ayudar a los damnificados.

“Estamos tratando de ayudar por medio de la iglesia para que los que se quedaron sin hogar, por lo menos tengan lo necesario: un suéter, agua y otras cositas”, dijo Margarita Muñoz, una mexicana que asiste a la iglesia St Teresita en Sunnyside, donde anunciaron una colecta especial para el próximo domingo y también se estará colectando comida y ropa.

De la misma forma, el guatemalteco Víctor Pérez comenzó a poner su granito de arena para ayudar a los más necesitados y dijo ya haber hecho la primera entrega en Rockaway.

“Nos reunimos con algunos compañeros del trabajo para colectar comida y ropa para los que se quedaron sin nada”, dijo Pérez.

El obispo DiMarzio ofreció ayer una misa en Breezy Point, una de las áreas más afectadas.

“Mientras que nosotros los seres humanos hemos aprendido a mitigar contra los desastres naturales, no podemos cambiar la realidad de que la vida es frágil”, dijo DiMarzio a través de un comunicado.