Sufragio anticipado favorece a Obama

Los Angeles – Un 20% de los votantes latinos probables (likely voters) ya depositaron su voto en los estados donde es posible hacerlo y según el más reciente sondeo de , el 73% votó por el presidente Barack Obama mientras que el 24% lo hizo por Mitt Romney.

Si esta tendencia se mantiene mañana, día de las elecciones, Obama estaría a punto de recibir el porcentaje más alto del voto de los Latinos que jamás se haya visto en una elección presidencial de este país, un 73% que sólo supera al recibido por Bill Clinton en 1996 cuando derrotó a Bob Dole con 72% del voto de esta comunidad.

Romney, por su parte, tiene la posibilidad de recibir alrededor del 24% del voto, una de las proporciones más bajas recibidas por un candidato republicano en los últimos 40 años.

“Hemos visto un apoyo extremadamente consistente por el Presidente OBama entre los latinos. Y en cuanto al entusiasmo por votar, ha ido creciendo semana a semana mientras nos acercamos al día, pero veremos qué tanta es la movilización real”, apuntó Matt Barreto, director de Latino Decisions.

Esta ha sido la tendencia histórica del voto latino: Obama en 2008, 67%, Kerry en 2004, 60%, Gore en 2000, 62%, Clinton en 1996, 72%, Clinton en 1992, 61%, Dukakis en 1988 70%, Walter Mondale en 1984, 66% y Jimmy Carter, en 1980, 56%.

Esa alta proporción de Latinos por Obama no quiere decir que el voto latino esté cantado en cuanto a participación, ya que la influencia que tengan estos votantes va a depender de cuantos realmente se movilicen a depositar su voto, particularmente en estados clave como Nevada, Colorado, Nuevo México, Florida y Virginia. Es decir, la proporción puede ser alta, pero la participación es otra cosa.

Once semanas de sondeos (tracking polls) entre los votantes latinos registrados en todo el país revelan una tendencia constante que ha variado poco durante todo este tiempo: los votantes latinos están actualmente más de acuerdo con las ideas de los demócratas en rubros que van desde la economía, hasta salud e inmigración y respaldan la reelección del Presidente Barack Obama en una proporción de 5 a 1.

Por ejemplo, 71% de los votantes registrados y 73% de los votantes probables o de alta participación (likely) están de acuerdo con las decisiones tomadas por los demócratas y el Presidente Obama para mejorar las condiciones económicas del país. En contraste, un 20% de los votantes registrados y un 23% de los probables se va con las ideas de Romney.

En cuanto a la falla de Obama de cumplir su promesa de una reforma migratoria en su primer período (de hecho, su primer año de gobierno), sólo un 25% piensa que ocurrió porque el Presidente no le dio la suficiente prioridad al asunto, mientras que un 64% señaló que la culpa la tuvieron los republicanos del Congreso, que bloquearon los intentos de discutir cualquier alternativa al respecto.

Parte del problema ha sido y sigue siendo el bajo registro en la imagen del nominado republicano Mitt Romney y de su partido y esta es una tendencia que resulta problemática para esa tolda política.

De hecho, según indica Gary Segura, profesor de política estadounidense en la Universidad de Stanford y co director de Latino Decisions, en una contienda tan cerrada como la que estamos viendo a pocas horas de las votaciones, si Romney recibiera el 40% del voto que recibió George W. Bush en 2004, “tendría una ventaja mayor, sobre todo en el voto nacional y quizá en estados clave”.