El coco y las alternativas

Los medios insisten en que los candidatos del bipartidismo institucional tienen profundas diferencias y de que el Republicano sencillamente es el coco. Algunos colectivos latinos progresistas ven en el Partido Verde, su agenda y su candidata Jill Stein una alternativa, es un aliado natural de los trabajadores inmigrantes, del movimiento obrero, latino y ciudadanos.

La realidad es que Obama y Romney defienden las políticas neoliberales de los colosos financieros, las multinacionales y los monopolios corporativos y la profundidad del compromiso de cada uno de ellos en las agendas de aquellos es lo que los diferencia.

Defienden los Tratados de Libre Comercio. Obama recibió la herencia Bush, los TLC de Perú, Colombia, Panamá y Corea y los pasó con votos bi-partidistas. Ahora negocia su exclusivo TLC conocido como la Asociacion Trans-Pacífico (TPP por sus siglas en inglés) que va más allá de los firmados y de los protocolos de la Organizacion Mundial de Comercio y que sigue con el modelo de secretismo para los medios, el Congreso, la sociedad civil pero con 600 consultores de las multinacionales en pleno.

Obama impulsa una intervención militar en el mundo árabe y se prepara para golpear a Irán. En Latinoamérica construyen bases militares como las de Colombia, apoyan y aupan el golpe en Honduras y el de Paraguay.

A los trabajadores públicos federales les congelaron por varios años sus salarios y en algunos sectores no tienen derecho a tener sindicatos.

En educación profundiza la privatización a través de la política Bush, Ningún Niño se Quedará Atrás (NCLB en inglés) promoviendo entre otras cosas las escuelas charter y el chantaje a los sindicatos de maestros.

Deberían decir que hay que apoyar al menos malo pero sus apoyadores no se atreven. Los sectores progresistas saben que la alternativa hay que construirla. El 99% encontrará poco a poco la vía alternativa al lado del Partido Verde, es el comienzo.