Mike Brown, el chivo espiatorio

Los Lakers despiden a su entrenador tras pésimo comienzo de temporada: 1-4
Mike Brown, el chivo espiatorio
Dwight Howard (izq), la flamante adquisición de los Lakers, conversa con el hoy despedido coach Mike Brown durante el paratido contra los Kinds de Sacramento Kings el pasado jueves en San Diego.
Foto: AP

LOS ANGELES/AP – Los Lakers de Los Angeles despidieron al entrenador Mike Brown después de arrancar la temporada de la NBA con cuatro derrotas en sus cinco primeros partidos.

El equipo anunció la decisión ayer, horas antes de recibir a los Warriors de Golden State. El asistente Bernie Bickerstaff se hizo cargo del equipo.

“Fue difícil y doloroso tomar esta decisión”, dijo el gerente general, Mitch Kupchak. “Mike trabajó muy duro y fue muy dedicado, pero nos pareció que lo mejor para el equipo era realizar un cambio en este momento. Agradecemos el esfuerzo y las contribuciones de Mike, y le deseamos la mejor de las suertes a él y su familia”.

Los Angeles comenzó la campaña con aspiraciones de ganar el título tras conseguir al pívot Dwight Howard y al base Steve Nash en canjes, además de contar con superestrellas como Kobe Bryant y Pau Gasol.

Sin embargo, el equipo perdió sus ocho partidos en la pretemporada por primera vez en su historia, y luego cayó en sus tres primeros encuentros de la campaña regular. Después de un triunfo el domingo pasado, los Lakers perdieron el miércoles ante Utah.

“Es un mensaje bastante directo para todos nosotros”, dijo Gasol el viernes luego de un entrenamiento. “No podemos tomarlo a la ligera. Tenemos que mejorar”.

Kupchak y el dueño del equipo, Jim Buss, habían respaldado públicamente a Brown, quien llegó la temporada pasada procedente de los Cavaliers de Cleveland para remplazar a Phil Jackson, ganador de 11 títulos de la NBA.

“No tuvimos un buen comienzo, y este es un equipo que fue armado para ganar. Para eso estamos aquí”, agregó.

Brown implementó un nuevo sistema ofensivo que no parece adecuarse a las características de sus jugadores, y los Lakers también jugaron mal en defensa, la especialidad de Brown.

“No creo que hayamos perdido la fe en ningún momento. Creo que todos creíamos en lo que estábamos tratando de hacer. También sabíamos que tomaría algo de tiempo hacer las cosas como se supone que se hicieran. En cuanto a nuestro desempeño, no estábamos haciendo las cosas tan rápido como quisiéramos”, señaló Gasol.