Buscan entrar al libro Guinness con pupusa

Buscan  entrar al libro Guinness con pupusa
La pupusa salvadoreña ha ganado popularidad entre los hispanos de otras naciones.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

San Salvador – El Salvador celebró ayer con una diversidad de actividades culturales y gastronómicas el Día Nacional de la Pupusa, el platillo más propio, popular y favorito que se degusta en este país centroamericano.

La pupusa gourmet, que llevó casi tres horas de preparación, se cocinó a base de carbón en una larga plancha, con un cocimiento aproximado de 20 minutos.

La misma buscará meterse en el libro de Guinness Records e intentará superar a la anterior pupusa revuelta (de queso, frijoles y chicharrón) que se elaboró años atrás con una medida de tres metros de ancho.

La elaboración de la pupusa, acompañada de una serie de actividades culturales y recreativas, se realizó en el Parque Natural Balboa, en los Planes de Renderos, al sur de esta capital, en una actividad que fue organizada por el Instituto Salvadoreño de Turismo (ISTU).

La tradicional pupusa se realiza a base de masa de maíz con queso, frijoles y chicharrón y su figura tiene una forma redonda y va acompañada de curtido (repollo con vinagre y chile y salsa natural de jitomate).

También se elaboran con queso y loroco, este último una hortaliza en forma de flor con una agradable olor que se cultiva en el país, de ayote y de papelillo (hierba).

Sin embargo, las pupusas se han venido modernizando y ahora existe una variedad hasta llegar a la denominada “pupusa loca”, que es elaborada con muchos ingredientes como jamón, carne, chile, frijoles, chicharrón, queso y otra cantidad de productos.

La pupusa gourmet de atún con vainilla es la novedad en esta ocasión, y según el ISTU se busca promover formas saludables para alimentarse.

Además de la pupusa de atún con vainilla que los presentes podrán degustar, también se promoverá entre los nacionales y extranjeros la variedad de estas pupusas gourmet con atún y vegetales frescos con queso.

En cada esquina de El Salvador o incluso en las viviendas de las familias se puede encontrar pupuserías, que pasan siempre llenas de clientes durante toda la semana, en especial los sábados y domingos.

Este es el modo de vida de muchas familias para subsistir, ante la falta de empleo formal, lo cual genera una actividad económica importante para el país. Las pupusas, que son una comida cómoda en costos, se ofertan también en restaurantes y en los hoteles, en los cuales son degustadas por los extranjeros que visitan el país.