Residentes de Long Island siguen furiosos

NUEVA YORK/AP – Las empresas de servicios públicos en Nueva York y Nueva Jersey suministraron ayer electricidad a 8.5 millones de clientes que la perdieron hace dos semanas a causa del huracán Sandy y una tormenta de menor intensidad, aunque decenas de miles de viviendas y negocios sufrieron tales daños que continuarán sin electricidad hasta que sea sopesada su situación por los técnicos, lo que enfureció al público y las autoridades gubernamentales.

La falta de electricidad fue especialmente irritante en Long Island, donde unas 300 personas protestaron el sábado frente a las oficinas de la empresa Long Island Power Authority (LIPA) Unos 130,000 de sus clientes seguían sin electricidad ayer, según dijo la compañía.

“Estamos en una casa con frío. Nadie acude” a ayudar, dijo John Mangin, en Levittown, Nueva York.

Mientras tanto, la Agencia Federal para el Manje de Emergencias (FEMA) informó que sus centros de recuperación por desastre (DRC) permanecerán abiertos hoy -Día del Veterano- en cuatro condados de Nueva York.

Ricardo LaFore, funcionario de FEMA que llegó desde Denver, Colorado, para apoyar las tareas en Nueva York, indicó ayer que “especialistas de la agencia estarán disponibles para responder preguntas con respecto a los programas de asistencia disponibles y el proceso de inscripción”. LaFore señaló la importancia de registrarse para recibir la ayuda federal adecuada.

Mientras tanto, las filas para adquirir gasolina en Nueva York siguieron largas el fin de semana tras el racionamiento del combustible. El huracán mató a más de 100 personas en 10 estados y obligó a cancelar casi 20,000 vuelos.