Hablar consigo mismo podría beneficiarlo

“¿Dónde habré dejado las llaves?”, “Mi bolso… ¿no lo puse aquí mismo hace cinco minutos?”…son frases que quizás le resulten familiares ya que las habrá repetido alguna que otra vez cuando de pronto no encuentra un objeto de uso común, ya sean las gafas, el abridor de latas o el libro que estaba leyendo. Si intuitivamente nos hablamos en voz alta y mencionamos el objeto buscado, no es que estemos perdiendo la cabeza: tal parece que la repetición del nombre del objeto en voz alta ayuda a localizarlos más pronto, activando algún recurso de la memoria o aspectos de la búsqueda visual relacionadas específicamente con la categoría a la que pertenece aquello que se nos ha perdido. Así lo confirma un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de Winsconsin, Madison y de la Universidad de Pennsylvania.

Plásticos y la diabetes

Un estudio realizado en la Universidad de Uppsala, en Suecia, sugiere que los niveles elevados de unas sustancias químicas en la sangre llamadas ftalatos podrían duplicar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en los adultos mayores al afectar la producción de insulina. La mayoría de las personas entran en contacto diario con los ftalatos ya que éstos se utilizan como agentes suavizantes en los plásticos de uso común (como los que se usan en juguetes y envases), y además, como portadores de perfumes en los cosméticos y los productos de cuidado personal, como jabones y cremas.

http://www.VidaySalud.com.

?>