Confían en evitar ‘abismo fiscal’

Congresistas apoyan los esfuerzos bipartidistas para llegar a un pronto acuerdo

Confían en evitar ‘abismo fiscal’
El presidente Obama ayer con el republicano John Boehner, líder de la Cámara de Representantes (izq.), y el líder de la mayoría en la cámara alta, Harry Reid.
Foto: ap

Washington/ap – Dirigentes del Congreso expresaron ayer su confianza en llegar a un acuerdo con el presidente Barack Obama para evitar la combinación de alzas de impuestos y recortes presupuestarios que podrían descarrilar la economía al cierre de este año.

Las declaraciones de las partes involucradas constituyeron una inusitada muestra de unidad que reflejó la importancia de lo que está en juego, en un país harto del estancamiento político.

“Creo que podemos lograr esto”, dijo el republicano John Boehner, líder de la Cámara de Representantes, después del encuentro con Obama en la Casa Blanca, en el que participaron otros dirigentes legislativos.

Y en un hecho significativo, un tono similar se apreció en casi cada protagonista del dividido gobierno: el portavoz de Obama, Jay Carney; el principal republicano en el Senado, Mitch McConnell; la dirigente de la bancada demócrata en la cámara baja, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría en la cámara alta, Harry Reid.

Aunque todas las partes buscaron tranquilizar a los consumidores estadounidenses, a los inversionistas nerviosos y a la patronal de que el país no caerá por el llamado “abismo fiscal” el 1 de enero, aportaron pocos detalles sobre cómo piensan evitarlo.

“Entendemos nuestra responsabilidad”, dijo Pelosi. “Confío en que una solución esté a la vista”.

Esa solución existe sólo en un sentido amplio. Los republicanos aceptan que cualquier acuerdo para reducir la deuda debe incluir ingresos por concepto de impuestos, y los demócratas reconocen que debe reducirse el gasto en varios programas que ayudan a millones de estadounidenses.

Cualquier solución podría llegar en dos etapas, con pasos actuales para evitar la crisis y promesas de una reforma fiscal amplia en 2013.

Ninguno de los legisladores mencionó uno de los principales puntos de discrepancia: La insistencia de Obama de que los impuestos deben subir al comienzo del año próximo para todos los individuos que ganan más de 200,000 dólares al año y para las familias que obtienen más de 250,000. Los republicanos han rechazado categóricamente esa propuesta.

De no haber un acuerdo, se aplicaría automáticamente una serie de aumentos en los impuestos para casi todos, junto con recortes indiscriminados al gasto. Las negociaciones han comenzado, y el trabajo de la Casa Blanca sobre este asunto quedará en manos de los colaboradores de Obama, quien viaja el hoy a Asia.