Mario Vargas Llosa habla sobre literatura, política y ah sí… sexo

Mario Vargas Llosa habla sobre literatura, política y ah sí… sexo
El escritor durante la charla que sostuvo con los periodistas de Nueva York.
Foto: EDLPCazrolina Pinto
Guia de Regalos

Nueva York — Es imposible no caer rendido ante la sabiduría y encanto del escritor Mario Vargas Llosa, quien presentó en nuestra ciudad esta semana la versión en inglés de su libro “El Sueño del Celta”.

En rueda de prensa, el autor fue cálido y abierto, llegando a reconocer que a pesar de todos sus éxitos, la tarea de crear una obra no le resulta fácil.

“Es un trabajo que siempre hago con mucha inseguridad, uno creería que cuando ha escrito muchas novelas adquiere una gran confianza, a mi me pasa lo contrario”, manifestó el peruano.

Y es que para el autor, la producción de una obra literaria es un proceso que no considera el éxito comercial, “La creación de una novela es un trabajo íntimo, privado, que tiene que ver con ese anhelo de poder traducir en una obra que sea rica, compleja, persuasiva. Nunca he pensado mucho que va a pasar después”, asegura.

Irónicamente, a pesar de su desapego frente a las cifras de ventas, pareciese que cada libro terminado por Vargas Llosa se convierte en un éxito inmediato. Quizás su fórmula mágica es la pasión hacia la literatura de la que bien habla.

“Yo nunca dejaría de escribir, me voy a morir escribiendo, es lo que le da sentido a lo que soy. No escribo para ganar premios, lo hago porque enriquece mi vida, si me dan premios encantado, pero igual lo haría”, confiesa el escritor.

El novelista también se manifestó complacido con la reelección del Presidente Obama pero aclaró que Latinoamérica no es una prioridad para los Estados Unidos y que las relaciones entre ambas partes podrían ser mejores.

Por supuesto, también hubo tiempo para hablar sobre el éxito de la novela “Fifty Shades of Grey”, el cual Vargas Llosa celebró, e incluso bromeó diciendo que él ya había tratado de escribir una novela erótica pero sin el mismo acierto, sin embargo, en una nota más seria, el autor aseguró que concentrarse en un solo tema puede resultar en una experiencia muy limitada.

“El erotismo forma parte de la experiencia humana, no solo puede sino que debe ser tema de la literatura, pero creo que con toda la importancia que tiene la vida sexual, escribir una novela que concentra enteramente la existencia en la experiencia sexual, cae irremediablemente en la monotonía”, dijo.

“Yo creo que una gran novela es la que escribe como un abanico las distintas experiencias que componen la condición humana, por supuesto no puede no aparecer el elemento sexual, erótico”, añadió.

Ese erotismo del que habla lo define como un “estadio elevado de la civilización”, porque no existe en culturas primitivas y requiere un desarrollo de la imaginación. El escritor lo considera la “des animalización del sexo”, que lo convierte en un arte. Por supuesto, después de esas palabras no quedaba más que decir.