El polaco Fonfara campeón mundial con polémica (Fotos)

El boxeador polaco Andrzej Fonfara capturó el cinturón por nocaut técnico, al no poder continuar su rival Tommy Karpency.
El polaco Fonfara campeón mundial con polémica (Fotos)
El polaco Fonfara campeón mundial con polémica.
Foto: Javier Quiroz

Chicago.- El público no quedó satisfecho. Los abucheos y la lluvia de proyectiles hacia el centro del ring fueron la respuesta de los fanáticos que llenaron la parte baja del UIC Pavillion Center, en Chicago, donde Andrzej Fonfara se coronó campeón mundial de boxeo.

La pelea estelar de la noche del viernes 16 de noviembre por el cinto vacante peso pesado ligero de la Organización Internacional de Boxeo (IBO), inició a las 10:30 p.m. con una sonada ovación de más de 3,000 aficionados, en su mayoría de origen polaco.

A las 11:10 p.m., tras se el veredicto del triunfo de Andrzej Fonfara, el público silbó reprobando la pelea.

El favorito indudablemente era el local Fonfara ante Tommy Karpency, y todos vieron que la pelea se inclinaba más a favor del visitante, pese a que en el primer episodio tuvo que recibir la cuenta de protección por el prematuro castigo que le propinó el polaco.

Pero en el sexto y séptimo asalto, Fonfara resintió los puños de Karpency, que lo acorraló en una esquina neutral y justo cuando aumentaba el castigo, la riña fue detenida y el referee Pete Podgorsky canceló las acciones haciendo señas con las manos de “no más”.

Minutos después, los jueces le daban el título mundial al polaco Fonfara, decretando nocaut técnico, ya que Karpency no podría seguir peleando.

La conferencia de prensa pactada al final de la pelea tuvo que ser suspendida.

En otros resultados, el boxeador de origen mexicano, Jaime Herrera, no tuvo problemas al vencer a Patric Bozzer por decisión unánime en seis asaltos. El boricua Lui “Luisito” Santiago hizo lo mismo con su rival Robert Jones, de Detroit, Michigan, y Paul Littleton, desde la esquina roja, triunfó ante Michael Williams.

En los pesos pesados (más de 200 libras), Richard Carmack, de Kansas City, sorprendió noqueando al local Carl Davis, siendo ésta la única pelea que los locales perdieron.