Eddie Montalvo: Víctima de sus propios demonios

Eddie Montalvo: Víctima de sus propios demonios
Eddie Montalvo y Macho Camacho en sus mejores momentos.
Foto: cortesía

NUEVA YORK — La vida de Héctor Camacho fue siempre extrema, y uno que sabe bien eso es Eddie Montalvo, amigo del peleador desde la infancia.

“El nació en Bayamón y yo en Nueva York, pero por el destino nos puso juntos con otros muchachos que nos criamos en El Barrio”, dijo vía teléfonica desde su casa en Tampa, Florida. “Somos más que hermanos. La sangre no necesariamente determina el parentezco”.

Montalvo describió a Camacho como un gran campeón, “una imagen para los boricuas y el mundo latino”.

“Pero por su enfermedad de las drogas se falló a él mismo, a la familia y al público”, dijo. “Pero hay mucho de la vida de él que el público no conoce. Desgraciadamente sus actos se maginifican por quien Héctor es”.

Es por eso que su imagen no se debe manchar a pesar de sus actos fuera de los encordados, explicó. “El es un gran campeón, una leyenda, un hombres”. Tras ser sentenciado a siete años de prisión en Misisipi, Camacho obtuvo libertad condicional que pudo tranferir a Tampa, donde vivió con su amigo de la infancia.

“Estuvimos bien. Trabajamos con la gente de Escándalo TV, le hicieron una entrevista, fuimos a El Gordo y La Flaca, hablamos con los ejecutivos de Univision antes de Mira Quien Baila”, explicó. “Afortunadamente los productores lo consideraron para el programa y entonces por fortuna su vida tenía un poco de sentido”.

A Montalvo le sobran recuerdos de esos años creciendo juntos en El Barrio. “Héctor tenía problemas desde que creció. Siempre necesitaba alguien guiándolo, apoyábndolo porque sin eso no sobrevivía”, aseveró.

“Pero eso no le quita el tremendo tipo que era, su gran corazón, pero tomó sus decisiones, cometió algunos errores y le costó”, finalizó diciendo.