Inmigrantes ‘exportan’ el Thanksgiving a sus países

Una familia ecuatoriana celebra el Día de Acción de Gracias en Nueva York y su tierra natal
Inmigrantes ‘exportan’ el Thanksgiving a sus países
José Sanango, con sus hijos Jorge y Jonathan.
Foto: Cortesía

Nueva York — Para la familia Sanango, de Ecuador, la celebración del Día de Acción de Gracias no se limita a la sala de su casa, en Brooklyn. La tradición cruzó fronteras y sus parientes la hicieron suya en la Provincia del Cañar.

Manuel Sanango, padre de dos niños, trabajó seis años como cocinero en un restaurante italiano de Manhattan. Recuerda que al emigrar estaba recién casado y con un bebé en camino. Su deseo de conocer a su pequeño lo animó a regresar a su natal Biblián, hace una década.

El ahora taxista, de 45 años, explicó que en su retorno no sólo se llevó de Nueva York ahorros y buenos recuerdos, sino también la celebración de Acción de Gracias, festejo que apreció gracias a su hermano, José Sanango.

Cada año los hermanos se comunican por teléfono para conversar acerca de los preparativos de la cena, y los buenos motivos para agradecer con copas en alto.

“En nuestra mesa el pavo se acompaña con platos tradicionales ecuatorianos”, apuntó Manuel, “en la de mi hermano no falta el licor de hierbas ‘Espíritu de Ecuador’ para brindar”.

José, que trabaja en un restaurante italiano en Tribeca, indicó que emigró hace 25 años y desde entonces festeja el Día de Acción de Gracias. Su esposa, Yadira Sanango, acompaña el tradicional “mashed potatoes” con arroz estilo ecuatoriano.

Yadira, propietaria de un pequeño salón de belleza en la Avenida McDonald, estuvo de vacaciones tres semanas en la Provincia del Cañar, y aunque pudo comer pavo en casa de sus familiares, decidió regresar a Nueva York para pasar el día con su esposo y sus dos hijos.

“En algunas provincias de Ecuador no se extraña el pavo, porque la celebración es cada vez más común”, explicó José, residente de un vecindario judío en Brooklyn.

Los Sanango consideran que la frecuente migración de familias de Biblián a Nueva York, podría ser la razón para que Acción de Gracias gane adeptos en su país de origen.

“Tengo familia en Queens y Nueva Jersey que cada noviembre envía remesas para los gastos de la cena. Es como navidad y año nuevo”, explicó José.

Es el caso de su hermana, Digna Sanango, de 55 años, que vive con su esposo Rafael Cajamarca, en Hackensack, Nueva Jersey.

José apuntó que emigró con su cuñado en 1987. Para entonces Digna no residía en el país, pero celebró Acción de Gracias en los últimos años por petición de su esposo.

Luego de lograr la residencia legal hace cinco años, Digna dejó su hogar en Azogues para reunirse con el padre de sus dos hijas, Irene y Cecilia Cajamarca, quienes reciben las remesas de sus padres para continuar con la tradición en Ecuador.

“Mis sobrinas festejan Acción de Gracias aunque no conocen Estados Unidos, pero mi cuñado les pidió que celebrarán por todo lo bueno que logró aquí”, apuntó José. “Muchas familias ecuatorianas conseguimos prosperidad y trabajo, y cada fin de noviembre es una maravillosa oportunidad para agradecer por ello”.

José y Yadira Sanango apuntaron que de todas las celebraciones en el año, Acción de Gracias es una de las más emotivas y memorables.